¿Iglesia Universal?

Compártelo en tu Red Social

 landmarkLa Doctrina de la Iglesia

La teoría de la “iglesia universal”, y del “cuerpo espiritual de Cristo”, es una enseñanza que viene desde los albores del catolicismo romano, y pasa como herencia teológica a la reforma protestante.

La iglesia universal enseña que la iglesia se forma de todos los salvos desde Jesús hasta su venida. Pero dicha doctrina no aparece en las Escrituras. En la Biblia encontramos que la iglesia es local solamente, si seguimos con mayor apego la gramatical a la Escritura. Un ejemplo claro de ello es que la iglesia no fue fundada en Hechos 2, porque en ese mismo pasaje se da por sentado que la iglesia ya estaba establecida, pues, los discípulos son “añadidos”, y nunca se dice que fuera fundada. El error está por la venida del Espíritu Santo, asumiendo algunos que debió fundar allí la iglesia. Sin embargo, en Efesios 4 se enseña que los Apóstoles fueron “constituidos” por el Señor en la iglesia, sabiendo que la contitucion de estos fue en Mateo 10. La Cena del Señor, el Bautismo y la Gran Comisión son dadas en vida del Fundador de la iglesia, y no después de su partida. Por ello, el Espíritu Santo no fundó la iglesia, porque sería entonces “la iglesia del Espíritu Santo”, y no la iglesia de Jesucristo. Jesús fundó su iglesia con los Apóstoles, y desde entonces, el Espíritu Santo estaba “con ellos“, pero estarían “en ellos“, promesa que se cumple en Juan 20:22, cuando Jesús sopla sobre sus discípulos y les dice: “Recibid el Espíritu Santo”. Hechos 2 se dice que “fueron todos llenos del Espíritu Santo”, no dice que “recibieron el Espíritu Santo”; las lenguas eran la evidencia a Israel de que ya estaba el Espíritu Santo, y ellos recibieron el “poder del Espíritu” al ser llenos del Espíritu Santo.

Por eso, el término Iglesia aparece en el Nuevo Testamento más de cien veces. El término iglesia significa congregación o asamblea; pero no indica el propósito con que ésta se reúne. En Hechos 19:32, 39, 41, ha sido traducido como concurrencia; y en todos los demás casos del Nuevo Testamento, como iglesia. Cuando se aplica a los seguidores de Cristo, se refiere a dos ideas: la primera a una congregación de los santos en particular, y la segunda a los redimidos en conjunto. Esta última forma se usa en Efesios 1:22; 3:21; 5:25, 27. En ellos se usan expresiones como: “y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia”; “a Él sea gloria en la iglesia por Cristo Jesús, por todas las edades, por los siglos de los siglos”; “Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella… para presentársela gloriosa para sí mismo, una iglesia que no tuviese mancha ni arruga, ni cosa semejante; sino que fuese santa y sin mancha”. Sería absurdo en estos pasajes, como en otros, definir la palabra iglesia como si fuera una congregación particular de cristianos reunidos, en determinado lugar, para adorar a Dios”. Aclarando objetivamente esto, podemos ver que los “redimidos en conjunto”, no se refieren al Cuerpo Universal, invisible, que muchos llaman “el cuerpo místico de Cristo en el que nacen todos los creyentes al momento de su salvación”. Estos pasajes se refieren a la iglesia como organismo. Al igual que el gentilicio “costarricense” en singular reúne una pluralidad de personas sin mezclarlas, del mismo modo, el término iglesia, en Efesios, reúne a todas las iglesias sin mezclarlas.

“Siempre que el término se aplica a los seguidores de Cristo, la palabra se refiere, primero a una iglesia en particular, y segundo, a las diferentes iglesias locales”.

En el Nuevo Testamento no hay nada que se refiera a un cuerpo universal, invisible de Cristo. El “Cuerpo” de Efesios 4:4 es local, independiente, autónomo en su gobierno, cuerpo demócrata, tal como se conoce actualmente una iglesia bautista. “Un cuerpo”, quiere decir una clase de cuerpo, en la misma forma en que “un bautismo”, quiere decir una forma de bautismo. En algunos pasajes se habla de la iglesia como un organismo, pero siempre, después de esto, se hace referencia a la iglesia de “Jerusalén”, “la iglesia de Antioquía”, “la iglesia de aquí”, o la “iglesia de allá”. Nuestro interés, sin embargo, descansa en el segundo significado de la palabra iglesia. Casi en todas las ocasiones que se emplea en las Escrituras, se refiere a una asamblea local, reunida con propósitos de fe. Así, leemos acerca de “la iglesia en Jerusalén” (Hechos 8:1), “la iglesia que está en Corinto” (1ª Corintios 1:2), “la iglesia de los tesalonicenses” (1ª Tesalonicenses 1:1), “la iglesia de Éfeso” (Apocalipsis 2:1), “la iglesia en Esmirna” (Apocalipsis 2:8), “la iglesia en Pergamo” (Apocalipsis 2:12), etc., etc. No podemos suponer que se necesita un gran número de personas para constituir una iglesia, porque Pablo, saludando a Aquila y Priscila, saluda también “a la iglesia de su casa” (Romanos 16:5), saluda a “Ninfas y a la iglesia que está en su casa” (Colosenses 4:15), y en su carta a Filemón, le dice: “a la iglesia que está en tu casa” (Filemón 2).

Una congregación de santos, organizada de acuerdo con el Nuevo Testamento, sea numerosa o pequeña, es una iglesia. Los escritores inspirados, evitando el uso del término iglesia en proporción a una provincia, a un reino o a un imperio, emplean expresiones básicas como éstas: “Las iglesias de Galacia”, “las iglesias de Macedonia”, “las iglesias de Asia”, “las iglesias de Judea”, en plural; pero nunca se refieren a la iglesia de Galacia, la iglesia de Macedonia, en singular. En cualquier parte que prevaleció el cristianismo de la edad apostólica, se hablaba de pluralidad de iglesias.

En respuesta a la pregunta: ¿Qué es una iglesia?, respondemos:

Es una congregación de discípulos de Cristo, bautizados, que lo reconocen como su Cabeza, que aceptan el sacrificio expiatorio para su justificación ante Dios, y que se une en la aceptación del Evangelio, que están de acuerdo en seguir sus mandatos y obedecer sus preceptos; que se reúnen para adorar, y para cooperar en la expansión del reinado de Cristo en el mundo. Es una congregación de discípulos de Cristo, bautizados, unidos por la fe en Él, bajo el pacto que Él ordenó para memorial. Cada iglesia local *es cuerpo de Cristo* (1ª Corintios 12:27), y se dirige SOLA, CAMINA SOLA Y SE SOSTIENE SOLA.

En la iglesia local hay unidad de espíritu, fe, doctrina, bautismo y propósito (Filipenses 2:1-4), lo que no sucede en la teoría de Iglesia Universal. Asimismo, la iglesia universal no puede celebrar la Cena del Señor, ¡porque no puede reunirse para ello! Tampoco cumple con “un solo bautismo”, porque no todas las iglesias siguen el bautismo bíblico de “solo por inmersión”. Ni tampoco todas las iglesias tiene “una sola fe”, pues, sus doctrinas y creencias son diferentes. ¿Desea conocer más al respecto? ¿Desea saber sobre la doctrina de la Iglesia? Lea cada pasaje donde aparece la palabra “iglesia”, y encontrará que la teoría de la iglesia universal no es bíblica.