La Señal de Jonás

Compártelo en tu Red Social

A la pregunta: ¿En que día murió y resucitó Jesucristo?. Tenemos tres argumentos para responder esta pregunta, y debemos considerar cuál es la más acertada según las Escrituras, para seguirla. Supongo que somos salvos y creemos que la Escritura no se equivoca y que es perfecta en su totalidad.

Jesús murió viernes y resucitó el domingo por la mañana

Esta es la primera respuesta que obtenemos, y es la más popular y menos cuestionada. Casi todos los comentaristas y expositores enseñan que los días se cumplieron de esta manera:

  1. Jesús muere el viernes a las 3:00 p.m. Las dos horas restantes cuentan como un día.
  2. Jesús es sepultado antes de las seis de la tarde, comenzando el sábado aproximadamente a esa hora. Las horas de la noche, aproximadamente 11, cuentan como un día.
  3. Jesús resucita el domingo muy de mañana, rayando el Sol. Es decir, la primera hora del domingo, cuenta como un día.

En este punto, el problema es la inconsistencia de los tiempos, porque no son lógicos, y si seguimos el patrón judío, Jesús estuvo realmente menos de 48 horas muerto, desde su crucifixión hasta su resurrección.

Esto nos da varios problemas a considerar, si queremos aceptar que resucitó viernes:

  1. Las horas cuentan en la tumba, no desde que muere. Vea la referencia de Jesús con respecto a Jonás: “así estará el Hijo del hombre en lo más profundo de la tierra”. Entonces, Jesús es sepultado “cuando llegó la noche, la víspera del día de reposo” (Mt. 27:57; Mr. 15:42; Lc. 23:54) “y la preparación de la Pascua” (Juan 19:42).
  2. Si Jesús fue sepultado en la noche, significa que fue sepultado sábado, y no viernes. Esto nos genera un problema de horas si pretendemos mantener que Jesús murió viernes.
  3. Las mujeres llegan al sepulcro “al amanecer del primer día de la semana” (Mt. 28:1; Mr. 16:1; Lc. 24:1; Juan 20:1), ¡y Jesús ya no estaba en la tumba! ¿Cómo conciliar la última hora del viernes, el sábado y la primera hora del primer día para que nos den 3 días, es decir, 72 horas? Es imposible y no se puede establecer, a no ser que simbolicemos o alegoricemos el tiempo, lo que contradice totalmente el principio bíblico de interpretar la Biblia de forma gramatical, literal e histórica.

Desde esta perspectiva, creer que Jesús murió viernes y resucitó domingo, es una tradición sin apoyo bíblico ni sustento histórico.

Jesús murió jueves y resucitó el domingo por la mañana

Este es el segundo argumento al respecto de la muerte y resurrección del Señor.

  1. Este argumento sobre el jueves se impone sobre la opinión del viernes, y simplemente se argumenta que sucedieron demasiados eventos (algunos cuentan hasta veinte) entre la sepultura de Cristo y la mañana del domingo, para que ocurriera del viernes en la tarde al domingo por la mañana.

  2. Ellos señalan que este es específicamente un problema, cuando el único día completo entre el viernes y el domingo fue el sábado, un Shabbath judío.

  3. Ellos opinan que un día extra o dos eliminan aparentemente este problema. Los que abogan por el jueves razonan: Supongamos que no has visto a un amigo desde el lunes al anochecer. La siguiente vez que lo ves es el jueves por la mañana y dices, “no te he visto en tres días”, aunque técnicamente solo han pasado 60 horas (2.5 días). Si Jesús fue crucificado en jueves, este ejemplo muestra cómo pueden ser considerados los tres días.

Así que vamos a analizar cada pasaje para saber cuándo sucedió la muerte y cuándo la resurrección de Jesús, y veremos que gramatical, histórica y literalmente Jesús sí permaneció 72 horas en la tumba.

Jesús murió miércoles y resucitó al “despuntar” el primer día (sábado por la tarde)

Básicamente este argumento indica que Jesús murió el miércoles por la tarde, entonces fue sepultado “antes del jueves”, y resucitó el sábado después de las 5:00 p.m. Este es el argumento con más peso y evidencia bíblica, como veremos.

  1. Para no confundirlos, es necesario que analicemos primero cómo funcionaban las fechas judías y cómo consideraban los días.
  2. Luego, con la evidencia cultural, analizaremos lo que dice la Escritura al respecto.

Nuestra lectura base será Marcos 10:34: “Porque enseñaba a sus discípulos, y les decía: El Hijo del hombre será entregado en manos de hombres, y le matarán; pero muerto Él, resucitará al tercer día”. De este texto se desprenden varias aspectos a considerar:

  1. El Hijo del hombre será entregado a hombres para ser asesinado.
  2. Luego, estará muerto durante tres días.
  3. Resucitará al día tercero.

Esto nos deja varias interrogantes: “¿Se debe tomar en forma literal lo que Jesús dijo?” “¿Cumplió Jesús literalmente los tres días en la tumba o no?”

Estas preguntas se contestan sencillamente, ya que es una ley del idioma, que todo texto se interpreta literalmente, a no ser que en su interpretación literal se demuestre claramente que existe una figura retórica simbólica o comparativa. Entonces, debemos tomar literalmente el texto de Jesús, porque nunca se dice que sea un texto simbólico o que dentro del texto se asuma que es simbólico.

Para poner en perspectiva clara este hecho, es necesario que veamos brevemente el uso del calendario judío.

El uso del Calendario Judío (poner gráfico)

  1. Entendamos primero que los días de la semana judía no se cuentan como los nuestros, porque ellos usan un calendario lunisolar, es decir, usan tanto la luna como el Sol para hacer sus cuentas.
  2. Segundo, cada día inicia por la tarde del día anterior. Explico esto: para nosotros el día empieza a las 12:00 medianoche, para un judío el día es solamente la parte que tiene Sol, y la noche, la parte que tiene oscuridad. Entonces, para ellos, el día se cuenta según Génesis 1: “se empieza por la tarde y se contabiliza por la mañana”, es decir, ellos empezaban sus días por la tarde, aproximadamente entre 5 y 6 de la tarde.
  3. Para dejarlo más claro: “El día, en el calendario hebreo, comienza con el ocaso, y culmina al próximo ocaso del siguiente día; es decir, un día que se cuenta de una puesta de sol hasta su otra puesta. En esto se diferencia del día según el calendario gregoriano, que discurre exactamente de medianoche a medianoche”. Lo vemos en el gráfico en pantalla y el que tienen en sus manos (Diapositiva 1):
  4. Ahora bien, la Escritura nos dice que el día tiene doce horas (Juan 11:9), más las doce horas de la noche, hacen las 24 horas, sin embargo el día bíblico no empieza con la claridad del amanecer sino que empezaba a las 06:00 PM y terminaba a las 06:00 PM del día siguiente. Génesis 1:5 dice “…y fue la tarde y la mañana un día”, porque primero fueron las tinieblas y luego la luz del día.
  5. Y para dejarlo aún más claro, Levítico 23:32: “Sábado de reposo será a vosotros, y afligiréis vuestras almas, comenzando a los nueve del mes en la tarde: de tarde a tarde holgaréis vuestro sábado”.
  6. Otro punto importante es la fecha cuando acontece, que es durante la Pascua. Como veremos más adelante, este evento es importante para entender el proceso de la muerte de Jesús.

Lo que dijo Jesús acerca de Su muerte

  1. Mateo 12:39-40. Acá tenemos la narración cuando los escribas y los fariseos le dijeron a Jesús que querían ver una señal del cielo. En este respecto vemos que:
    1. Jesús les dijo: “…señal no les será dada, sino la del profeta Jonás. Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el hijo del hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches” (RV60). Aquí vemos que Jesús usa el ejemplo de Jonás para referirse a su propia resurrección. Esto nos lleva a la siguiente consideración del texto sobre Jonás:
      • Jesús acepta que Jonás sí estuvo tres días y tres noches en el vientre del pez. Esto es porque en Jonás 2:1 se dice que Jonás sí estuvo literalmente tres días en el vientre del pez. Es decir, Jonás estuvo 72 horas en el vientre del pez.
      • Es importante aclarar las 72 horas: Tres días (con Sol) serían 36 horas, y tres noches serían otras 36 horas, las cuales suman 72 horas. Ahora, la Biblia dice que Jesús, como Jonás, estaría sepultado durante tres días, es decir, 72 horas. Unas horas más serían más de 72 horas, es decir, el cuarto día; unas horas menos equivalen a menos de tres días. Esto es un problema si creemos que la Biblia se interpreta literalmente.
    2. También en Mateo 16:21 leemos: “Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día.” Lo mismo es mencionado en Marcos 10:34 y Lucas 24:7, donde es claro que son tres días.
    3. Y en Marcos 8:31 nos habla de “…resucitar después de tres días”, en la tumba. Así que todas estas expresiones: “tres días y tres noches”, “al tercer día” y “después de tres días” son usadas en la Biblia como un elemento literal y no simbólico, ya que el lenguaje y la estructura del texto no permiten el simbolismo, y por tanto, serían 72 horas el tiempo requerido entre la sepultura y la resurrección de Jesucristo.

El problema de los sábados judíos

Lo siguiente en relación a este punto, es la forma en que un judío considera un sábado. Para los judíos el séptimo día era un “sábado” entre muchos. Veamos esto en Levítico 23:

  1. El Señor había establecido el sábado del séptimo día y no podría ser cambiado de ninguna manera (23:1-3).
  2. La Pascua se celebraba el día 14 del primer mes del año (23:4-5), e iniciaba a las 6 p.m.
  3. La Fiesta de los Panes sin Levadura se celebraba el 15 del primer mes, es decir, el día después de la Pascua, y a partir de allí se comenzaba a contar siete días, iniciando con un “reposo de actividades” donde no podrían trabajar. Después de siete días, terminaban con un día “sin trabajo de siervos”.
  4. Luego tenemos la fiesta de las Primicias, que sucede exactamente al entrar a la tierra prometida, sin una fecha específica (23:9-14).
  5. Luego tenemos Pentecostés o la Fiesta de la Ofrenda Mecida, que sucede 50 días después de la Pascua (23:15-22).
  6. Luego tenemos la fiesta de las Trompetas, que se celebra en el mes séptimo después del mes de la Pascua (23:23-25).
  7. Seguidamente se celebran dos fiestas más, la fiesta de la Expiación (23:26-32), que se celebra el mes séptimo; y la fiesta de los Tabernáculos (23:33-44), que se celebra el día 15 del mes séptimo.

En este listado vemos que los tipos se evidencian claramente. Pero lo que nos interesa hoy es saber que las tres primeras fiestas (Pascua, Pan sin Levadura y Las Primicias) suceden consecutivamente, dándonos un orden esencial para comprender los eventos en la muerte de Jesús:

  1. Pascua (14 de Abid o del primer mes).
  2. Día de Descanso (o el Gran Día de la Fiesta o Gran Sábado), que daba inicio a la fiesta de las primicias, el 15 de Abib.
  3. Día de festividad (no sagrado como el sábado) precisamente después.

Debido a que la Pascua se celebra el día 14 de Abib, el día puede caer en cualquier día de la semana, ya que no es un tiempo fijo. Esto nos dice que el día 14 de la Pascua podía caer el primer día de la semana (domingo), o el segundo día (lunes), y así sucesivamente. Creo que con esta explicación estamos claros en relación al uso de la Pascua y de los días.

La Pascua en el día que Jesús es crucificado

Ya vimos que la pascua se celebraba 14 nisan (o 14 abib), “entre las dos tardes” (Lev 23:5). Esto nos dice que los sucesos del encarcelamiento y muerte de Jesús sigue el siguiente orden:

  1. Jesús celebra la Pascua con los doce Apóstoles al comienzo de la noche del 14 de Abib. En Juan 13 tenemos la descripción de la ocasión que Jesús ordena preparar, y celebrar la Pascua.
    1. Esa misma noche, Jesús instituyó la Cena del Señor e hizo pacto con su iglesia.
      1. De paso aclaro que la copa es la señal del pacto, según Mateo 26:28; Marcos 14:24; Lucas 22:20; 1ª Corintios 11:21; 2ª Corintios 3:6; Hebreos 9:15, 12:24.
      2. En este momento de la Cena, Jesús delegó en su reino (la iglesia) la autoridad de gobernarse a sí misma, según Luc 22:28-30a.
    2. Esa noche Jesús fue tomado y juzgado, y fue crucificado durante el día 14 nisan (o 14 abib) (durante el día del 14 de abib).
    3. Sabemos que era el día de la Pascua, porque los judíos hipócritas no querían contaminarse entrando el pretorio de Pilato para poder comer la pascua (Jn 18:28).
    4. Cuando el cordero de la pascua estaba siendo sacrificado en la mayoría de los hogares judíos, el Cordero de Dios estaba siendo crucificado y quitando el pecado del mundo.
  2. Jesús fue crucificado en la pascua o preparación de la pascua, según Lucas 23:53-54: “Y quitándolo, lo envolvió en una sábana, y lo puso en un sepulcro abierto en una peña, en el cual aún no se había puesto a nadie. Era día de la preparación, y estaba para comenzar el día de reposo”, .
  3. Ahora, este “día de reposo”, que se menciona en Marcos 15:42, Lucas 23:54 y Juan 19:31 es el día 15 de nisan (o 15 abib), como vimos en Levítico 23:4-8.
    1. Juan dice que no era un día de reposo normal: “(pues, aquel día de reposo era de gran solemnidad)” (Jn 19:31).
    2. Hay un día de trabajo entre los dos días de reposo, es decir, entre el 15 de Abib y el sábado ordinario.
      1. Durante este día “normal”, es cuando los judíos le piden a Pilato que vigile la tumba (Mateo 27:62-66).
      2. También es el día cuando van las mujeres a comprar y preparar los ungüentos para ungir el cuerpo de Jesús (Marcos 16:1 y Lucas 23:56).
      3. Según Lucas 23:56, las mujeres prepararon los ungüentos, “y descansaron el día de reposo, conforme al mandamiento” – el día sábado de séptimo día.
    3. Recordemos que Jesús dio la señal de Jonás como referencia: “Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches”(Mateo 12:40).
    4. Jesús fue bajado de la cruz, antes de comenzar o comenzando el 15 de abib, durante la preparación de las actividades
  4. Los dos sábados de la Semana cuando Jesús murió. Quizá sea un poco redundante, pero es necesario para aclarar bien las cosas:
    1. Según Levíticos 23:5: “En el mes primero, a los catorce del mes, entre las dos tardes, pascua es de Jehová”.
      1. El mes primero de los Israelitas es Nisan o Abib.
      2. Jesús murió el catorce de ese mes, ya que en ese día se celebraba la pascua, y Él era el cordero pascual, tal como dijo Juan el bautista: “He aquí el cordero de Dios que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). No podía morir otro día, tenía que morir en el día de la Pascua.
    2. Según Levíticos 23:6, “a los quince días de este mes es la fiesta solemne de los panes sin levadura a Jehová; siete días comeréis panes sin levadura”.
      1. El quince de Nisan comenzaba la fiesta de los panes sin levadura.
      2. Según el versículo 7, “el primer día tendréis santa convocación; ningún trabajo de siervos haréis”, es decir, que el primero de esos siete días, el día quince de Nisan, sería día de reposo.
    3. Teniendo en cuenta esto, leemos en Marcos 16:1: “Cuando pasó el día de reposo, María Magdalena, María la madre de Jacobo, y Salomé, compraron especias aromáticas para ir a ungirle”.
      1. Es decir, cuando paso el 15 de Nisan, el cual fue día de reposo, compraron especias aromáticas, las compraron el 16 de Nisán.
      2. En ese mismo día (16 de Nisan), en Lucas 23:56 se nos dice que “vueltas, prepararon especias aromáticas y ungüentos; y descansaron el día de reposo, conforme al mandamiento” es decir, que el mismo 16 de Nisan las prepararon.
      3. Esto significa que ellas descansaron el 17 de Nisán, el cual era el día de reposo semanal, conforme al mandamiento de Éxodo 20:10 “mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas”. Este séptimo día es el que conocemos como sábado, que fue el 17 de Nisan. Después que descansaron el séptimo día, conforme al mandamiento de Moisés, vinieron al sepulcro el primer día de la semana, como nos lo narra Lucas 24:5 “… ¿por qué buscáis entre los muertos al que vive?”.
  5. Sabemos que el diecisiete de Nisan fue sábado por las siguientes razones (Diapositiva 2):
    1. Porque la Biblia dice que era el séptimo día, y el dieciocho de Nisán cayó en domingo, también nos lo dice Lucas 24: 1 “el primer día de la semana” el cual es el domingo.
    2. Entonces podemos decir que si el 18 fue domingo y el 17 fue sábado, significa que 16 de Nisan fue viernes; 15 de Nisan, jueves; 14 de Nisan, miércoles.
    3. Se puede decir que Jesús murió el miércoles 14 de Nisan, cerca de las 03:00 PM, y no viernes:
      1. Si estuvo 72 horas sepultado: Diapositiva 3.
        1. De miércoles (14 Nisan) 6:00 p.m. A Jueves (15 Nisan) 6:00 p.m. (24 horas).
        2. De jueves (15 Nisan) 6:00 p.m. A Viernes (16 Nisan) 6:00 p.m. (24 horas + 24 de jueves= 48 horas).
        3. De Viernes (16 Nisan) 6:00 p.m. A Sábado (17 Nisan) 6:00 p.m. (24 horas + 48 horas= 72 horas).
  6. RESUMEN:
    1. Estas referencias nos dan el día y la hora de la muerte de Jesús. Esto es importante porque entonces así podemos saber el día y la hora en que resucitó.
      1. Jesús murió poco después de la hora novena o a la hora novena, según lo que dice Mateo 27:46-50: “Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? Algunos de los que estaban allí decían, al oírlo: A Elías llama éste. Y al instante, corriendo uno de ellos, tomó una esponja, y la empapó de vinagre, y poniéndola en una caña, le dio a beber. Pero los otros decían: Deja, veamos si viene Elías a librarle. Más Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu” (también podemos verlo en Marcos 15:34-37 y Lucas 23:44-46).
      2. Las horas del día estaban divididas en cuatro partes: la hora tercera sería aproximadamente a las 09:00 AM, la sexta, 12:00 MD; la novena, 03:00 PM y la doceava a las 06:00 PM; por lo que podemos decir que Jesús murió aproximadamente a las tres de la tarde, pero no fue sepultado sino hasta “llegada la noche”, es decir, a la víspera del día 15 de Nisan.
      3. Contando los días a la manera de los judíos, la única conclusión bíblica es:
        1. Jesús es crucificado el día 14 Nisan, durante la pascua, en las horas del sacrificio de la tarde.
        2. Jesús pasa su primer día en la tumba durante el día de reposo “de gran solemnidad”, al comienzo de los panes sin levadura, el día 15 nisan.
        3. El 2º día que Jesús pasa en la tumba, es un día normal, no de reposo.
        4. El 3er día que Jesús pasa en la tumba, es el día de reposo de séptimo día, o el sábado semanal.
        5. Jesús resucita el primer día de la semana en hora desconocida, es decir, a cualquier hora después de la puesta del sol del sábado semanal, que es el inicio del primer día de la semana).

Conclusión

En Gálatas 4:4 se nos habla de “cuando vino el cumplimiento del tiempo” y en Juan 17:1 “la hora ha llegado”, así como Dios tenía el tiempo preciso para su primera venida, así también el momento y la hora exacta de su muerte, y entre ésta y su resurrección serían 72 horas porque ya estaba en sus planes.