Implicaciones del Vivir por Fe I

Compártelo en tu Red Social

Implicaciones Práctica del Vivir por Fe

Romanos 12

Siempre hemos vivido con la idea de cómo agradar a Dios y serle fieles. Esto nos ha llevado a diversas formas de entender y definir que es la vida cristiana. Las implicaciones de esto demostrarán que tan acertados estamos con lo que Dios dice acerca del vivir por la fe.

Veremos lo que Dios dice acerca de la fe y cómo un creyente puede desarrollar y explorar su fe en su totalidad. Estos mensajes no podrán ser puestos en práctica por los no salvos. Un no salvo no puede vivir Romanos 12-16; es imposible si en él no se hace realidad primero Romanos 1:16: “Porque no me avergüenzo del Evangelio de Cristo; porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente y también al griego”. Por esta razón, las implicaciones prácticas del vivir por fe, van intrínsecamente entrelazadas con la salvación obtenida por gracia. No hay manera de que una persona pueda vivir la vida de Cristo, si no es Cristo mismo viviendo la vida Suya en esa persona.

I. La Mayordomía Cristiana en su relación con Dios (Primer Domingo)

Si deseamos conocer cómo ser buenos creyentes, fieles y constantes, es necesario que sepamos los principios de la mayordomía cristiana. La mayordomía del cristiano no es solamente dinero, sino que es la manera en que administra su propia vida para la gloria del Señor, incluyendo cada área de su propia vida.

  1. Ofrecimiento Voluntario a Dios (Ro. 12:1).
    1. El pedido extremo de Pablo: “presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo” (v. 1), incluye dos principios trascendentes:
      1. Se pide presentar el cuerpo físico porque es el único medio por el cual podemos presentar lo agradable a Dios.
      2. Se pide presentar el cuerpo físico en sacrificio vivo, es decir, vivir sacrificadamente presentándose ante Dios cada día. Esto se entiende en las palabras del Señor Jesús: “…niéguese a sí mismo, y tome su cruz cada día…” (Lc. 9:23c).
    2. ¿Por qué es el pedido de Pablo tan extremo y complejo, si lo que queremos es vivir “bien y agradando a Dios”? La razón es sencilla: “La vida del creyente es un contraste con la vida del impío”. La cláusula “Así que”, es una locución conjuntiva que une lo anterior con lo que sigue. La razón del por qué debemos presentar los cuerpos en sacrificio vivo a Dios es por la terrible condición humana perdida y sin esperanza; somos salvos por la gracia, sin obras humanas, pero eso no nos exime de vivir vidas de santidad. Como repaso, recordemos lo que Pablo ha dicho en la Carta a los Romanos que lo conduce a pedirnos este tipo de sacrificio:
      1. El mundo necesita urgentemente arreglar su relación con Dios, porque está alejado de Dios, entregado al pecado y a la maldad (Ro. 1: 18-3:20).
      2. El camino para que el mundo arregle las cuentas con Dios ahora se revela claramente por medio de su Hijo, el Señor Jesucristo. El camino es la justificación por fe, es decir, creer en el Señor Jesucristo y que Dios impute nuestra fe como justicia (Ro. 3:21-5 :21).
      3. Todo aquel que cree en Cristo ahora puede ser santificado, esto es, ser apartado para Dios y ser liberado del pecado para vida eterna, por el Señor Jesucristo y por su Espíritu Santo (Ro. 6:1-8:39).
      4. El creyente en Cristo, miembro de la iglesia, no de Israel, es ahora a quien Dios ha elegido para llevar el Evangelio de su Hijo a todo el mundo (Ro. 9: 1-11 :36).
    3. Porque el pedido es a creyente solamente. Dios nunca pide a los impíos hacer aquello que no pueden hacer; Dios lo pide a los creyentes porque, al tener a Cristo y su Espíritu en ellos, son capaces de hacer lo que Dios pide:
      1. Pablo dice, “os ruego, hermanos”, con total claridad que se refiere a creyentes.
      2. Pablo dice, “que presentéis”, como un acto libre y decidido del creyente. Ningún impío puede hacer la voluntad de Dios, como dice Romanos 8:7-8: “Por cuanto la intención de la carne es enemistad contra Dios; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede. 8 Así que, los que están en la carne no pueden agradar a Dios”.
      3. Pablo dice, “vuestros cuerpos”, es decir, es un acto físico, no solo espiritual.
      4. Pablo dice, “en sacrificio vivo”, es decir, un sacrificio en vida, ofrecido voluntariamente para la gloria del Señor. Esto hace resonar las palabras de Jesús en Lucas 9:23-26: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz cada día, y sígame. 24 Porque cualquiera que quisiere salvar su vida, la perderá; y cualquiera que perdiere su vida por causa de mí, éste la salvará. 25 Porque ¿qué aprovecha al hombre, si granjeare todo el mundo, y sé pierda él a sí mismo, o corra peligro de sí? 26 Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras, de este tal el Hijo del hombre se avergonzará cuando viniere en su gloria, y del Padre, y de los santos ángeles” . La vida cristiana es una vida futurista, porque no vive el hoy, vive el “día del Señor”, la Venida por Sus santos.
    4. Entonces, la razón de presentarnos en un “sacrificio vivo”, es:
      1. La urgente necesidad que tiene el creyente de demostrar la vida de Cristo en su propia existencia. Dios pide demostrar la nueva vida en forma física, porque este cuerpo es parte de la redención: nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, es a saber, la redención de nuestro cuerpo(Romanos 8:23).
      2. Porque todo lo que Dios ha hecho por nosotros, nos indica que debemos dedicar nuestras vidas a Dios como un efecto natural. Debemos dedicar y consagrar nuestro ser a Él, no dejarlo pasar desapercibido, porque Él pagó un precio alto por nosotros: “Porque comprados sois por precio: glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios” (1ª Corintios 6:20).
      3. El cuerpo es ofrecido en sacrificio porque es “agradable”:
        1. El cuerpo no es algo que debe despreciarse, sino ofrecerse en sacrificio a Dios.
        2. Es agradable. La palabra griega es “euraston”, que significa “aceptable” o “aprobado”, en un sentido elevado de satisfacción. Cuando ofrecemos el cuerpo físico junto con el alma y el espíritu para servir al Señor, completamos el ser agradables a Él. Las Escrituras nos enseñan esta verdad de ser agradables a Él con nuestro ser físico:
          1. 2ª Corintios 5:8-9: “Mas confiamos, y más quisiéramos partir del cuerpo, y estar presentes al Señor. 9 Por tanto procuramos también, o ausentes, o presentes, serle agradables:”.
          2. 1ª Pedro 2:19-20: Porque esto es agradable, si alguno a causa de la conciencia delante de Dios, sufre molestias padeciendo injustamente. 20 Porque ¿qué gloria es, si pecando vosotros sois abofeteados, y lo sufrís? mas si haciendo bien sois afligidos, y lo sufrís, esto ciertamente es agradable delante de Dios”.
          3. 1ª Pedro 3:3-4: El adorno de las cuales no sea el exterior, con entrenzado elaborado del cabello, y atavío de oro, ni en lujo de ropas; 4 Sino el hombre del corazón que está encubierto, en incorruptible ornato de espíritu agradable y pacífico, lo cual es de grande estima delante de Dios”.
        3. El cuerpo es ofrecido en sacrificio porque el pecado ya no tiene poder sobre nosotros, y podemos desarrollar en él todo nuestro potencial como hijos de Dios:
          1. Romanos 6:13-14: “Ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado para ser instrumento de iniquidad; antes presentaos a Dios como vivos de los muertos, y vuestros miembros a Dios por instrumentos de justicia. 14 Porque el pecado no se enseñoreará de vosotros; pues, no estáis bajo la ley, sino bajo la gracia”. Este es el grado más alto de mayordomía física, cuando el cuerpo es administrado para ser un instrumento de la justicia de Dios.
          2. 2ª Corintios 10:5: “Destruyendo razonamientos, y toda altivez que se levanta contra la ciencia de Dios, y cautivando todo intelecto a la obediencia, de Cristo;”. Este es el grado más alto de disciplina mental, cuando somos capaces de dominar nuestra propia mentalidad para someter las demás a la obediencia a Cristo. Recuerde, es vuestro culto racional.
          3. Mateo 7:12: Así que, todas las cosas que quisierais que los hombres hiciesen con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esta es la ley y los profetas”. Este es el grado más alto de disciplina social, cuando amamos al prójimo como a nosotros mismos.
          4. Gálatas 5:22-23: “Mas el fruto del Espíritu es: amor, gozo, paz, tolerancia, benignidad, bondad, fe, 23 Mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley”. Este es el grado más alto de la libertad cristiana, de la mayordomía propia, del éxito auténtico y la realización personal.
  2. Separación voluntaria del mundo (Ro. 12:2).
    1. Es un llamado a no conformarse a este mundo.
      1. El verbo “conforméis”, es el término griego “συσχηματίζω (susjematízo)”, que significa: “molde”, sello”, y la idea es “conformar una forma a otra semejante, hasta que sea exactamente igual”. La idea es clara; será una marca sobre una superficie limpia, dañando el original.
      2. La partícula primaria de negación “no”, expresa una negación absoluta. Pablo no desea que ese conformarse sea parcial, sino total y absoluto. El pedido de Dios siempre es un pedido absoluto: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos: el que está en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque sin mí nada podéis hacer” (Juan 15:5).
      3. No conformarse al mundo es significativo:
        1. Porque el sustantivo “mundo”, en griego es “aion”, una era, una edad.
          1. Es usada para las dispensaciones y es empleada para referirse al final de la dispensación de la gracia: “… y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo (Mateo 18:20).
          2. Es usada para referirse “a este mundo material”, que tiene sus días contados, y que pasa. El materialismo es una necedad del hombre: “Y el mundo se pasa, y su concupiscencia; mas el que hace la voluntad de Dios, permanece para siempre” (1ª Juan 2:17).
          3. Es usada para referirse “al sistema de iniquidad gobernado por Satanás”, que enceguece a las personas: “ En los cuales el dios de este siglo cegó los entendimientos de los incrédulos, para que no les resplandezca la lumbre del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (2ª Corintios 4:4).
        2. Debido al sentido de “mundo”, el pedido de Pablo es no conformarse a nada de este mundo material. La creación misma dejará de ser y será destruida. Nada que se vea y se perciba con los sentidos humanos permanecerá. El disfrute de este mundo es vacío si no tenemos el ser enfocado en lo valioso, que es la vida eterna:
          1. Génesis 3:17: “…maldita será la tierra por amor de ti…”.
          2. Romanos 8:20-22: “ Porque las criaturas sujetas fueron a vanidad, no de grado, mas por causa del que las sujetó con esperanza, 21 Que también las mismas criaturas serán libradas de la servidumbre de corrupción en la libertad gloriosa de los hijos de Dios. 22 Porque sabemos que todas las criaturas gimen a una, y a una están de parto hasta ahora”.
          3. 2ª Pedro 3:7: Mas los cielos que son ahora, y la tierra, son conservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio, y de la perdición de los hombres impíos.
          4. 2ª Corintios 4:18: “No mirando nosotros a las cosas que se ven, sino a las que no se ven: porque las cosas que se ven son temporales, mas las que no se ven son eternas”.
          5. Apocalipsis 21:1: “Y VI un cielo nuevo, y una tierra nueva: porque el primer cielo y la primera tierra se fueron, y el mar ya no es”.
          6. Hebreos 9:27: “Y de la manera que está establecido a los hombres que mueran una vez, y después el juicio”. La vida humana también es pasajera.
          7. Santiago 4:4: Adúlteros y adúlteras, ¿no sabéis que la amistad del mundo es enemistad con Dios? Cualquiera, pues, que quisiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios”. La enemistad con Dios es amistad con el mundo que muere.
        3. El creyente no debe conformarse a este mundo en ninguna de sus formas:
          1. No debe seguir teniendo comunión con el mundo: “Por lo cual Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré” (2ª Corintios 6:17-18).
          2. No debe seguir los deseos que antes le controlaban: Como hijos obedientes, no conformándoos con los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; 15 Sino como aquel que os ha llamado es santo, sed también vosotros santos en toda conversación: (1ª Pedro 1:14).
          3. No debe seguir las doctrinas de este mundo: “Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo” (Efesios 2:20).
          4. No debe seguir a los falsos profetas de este mundo: “Sin embargo, hablamos sabiduría de Dios entre perfectos; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que se deshacen: 7 Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria: 8 La que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca hubieran crucificado al Señor de gloria” (1ª Corintios 2:6-8).
          5. No debe seguir confiando en la seguridad de este mundo: 2 Porque vosotros sabéis bien, que el día del Señor vendrá así como ladrón de noche, 3 Que cuando dirán, Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción de repente, como los dolores a la mujer preñada; y no escaparán. 4 Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sobrecoja como ladrón; 5 Porque todos vosotros sois hijos de luz, e hijos del día; no somos de la noche, ni de las tinieblas. 6 Por tanto, no durmamos como los demás; antes velemos y seamos sobrios. (1ª Tesalonicenses 5:2-3).
    2. Es un llamado a transformarse en el espíritu de nuestra mente.
      1. El término “transformar” es el griego methamorphosis, que significa “transfigurar”, “cambiar de una apariencia a otra”.
        1. Esto significa que un verdaderamente salvo “tiene un cambio radical” (1ª Corintios 5:17).
        2. Esto significa que no puede haber normalidad en un creyente que no se tranforma.
      2. El transformarse sucede por la renovación de vuestro entendimiento. Esto es extremadamente significativo:
        1. ¿Quiere experimentar el poder de Dios? ¡Estudie la Biblia! La vagabundería espiritual no produce más que conformistas espirituales que cada vez se parecen más a su entorno.
        2. El término “renovaos” viene del griego “anakainosis”, que significa reajustar, por medio de la regeneración, de un estado deficiente a uno completo y perfecto.
        3. La razón del por qué debemos renovar nuestra mente, es clara en las Escrituras:
          1. Porque la mente del ser humano es vana, vacía, hueca, sin sentido común ni aptitud de crecimiento. Sus razonamientos “educados” y “filosóficos” son necios. Romanos 1:21-23: Porque habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni dieron gracias; antes se desvanecieron en sus discursos, y el necio corazón de ellos fué entenebrecido. 22 Diciéndose ser sabios, se hicieron fatuos, 23 Y trocaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, y de aves, y de animales de cuatro pies, y de serpientes. .
          2. Porque la mente del hombre está depravada. Romanos 1:28: Y como a ellos no les pareció tener a Dios en su noticia, Dios los entregó a una mente depravada, para hacer lo que no conviene”.
          3. Porque la mente del hombre es carnal y enemistada contra Dios. Romanos 8:7: Por cuanto la razón de la carne es enemistad contra Dios; porque no se sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede. 8 Así que, los que están en la carne no pueden agradar a Dios”.
          4. La mente del hombre está cegada por Satanás. 2ª Corintios 4:4: “En los cuales el dios de este siglo cegó los entendimientos de los incrédulos, para que no les resplandezca la lumbre del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios”.
          5. Porque la mente del hombre es materialista. Filipenses 3:18-19: “18 Porque muchos andan, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo: 19 Cuyo fin será perdición, cuyo dios es el vientre, y su gloria es en confusión; que piensan en lo terrenal”.
          6. Porque la mente del hombre es carnal. Colosenses 2:18: 18Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles, entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal,”.
          7. Porque la mente del hombre es inmunda. Tito 1:15: 15Todas las cosas son puras para los puros, mas para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas. 16Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra”.
      3. El transformarse es para experimentar la buena voluntad de Dios.
        1. La Palabra traducida “comprobéis” (RV60) o experimentéis en la RV09, es el griego “dokimazo”, que significa “encontrar”, con la idea de poder seguirla.
        2. La voluntad divina se aprende mediante la experiencia de buscarla. Nadie podrá vivir la buena voluntad de Dios si no la busca. Colosenses 3:1: SI habéis pues resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios”. (cf. 1º Crónicas 16:11; Salmos 69:32; Mateo 7:7; Lucas 12:31)
        3. La voluntad de Dios es:
          1. Buena. Gr. “agathon”, beneficiosa, rica, abundante, adecuada, moral.
          2. Agradable. Gr. “euaresion”, agradable, satisfactoria, bienvenida.
          3. Perfecta. Gr. “teleion”, sin error, perfecta, completa, sin equivocaciones, absoluta, libre de toda necesidad, absolutamente consumada. (Léase Filipenses 4:8: Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si alguna alabanza, en esto pensad”).

Conclusión

En conclusión, el creyente debe enfocar su mente en vivir, moverse y tener su ser en Dios; debe aprender a concentrarse en Dios y en las cosas de Dios y debe practicar mentalmente la presencia de Dios.

En forma práctica, el creyente debe hacer exactamente lo que las Escrituras dicen. Note la claridad y las instrucciones transformadoras de la vida que hay en estos pasajes. ¡Qué enorme influencia se produce en las vidas cuando estas instrucciones de la Palabra de Dios son realmente obedecidas!

  1. «Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad» (Fil. 4:8).
  2. «Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo» (2 Co. 10:5).
  3. «Esto lo digo para vuestro provecho; no para tenderos lazo, sino para lo honesto y decente, y para que sin impedimento os acerquéis al Señor» (1 Co. 7:35).
  4. «Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado» (ls. 26:3).
  5. «Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz» (Ro. 8:6).