El Poder del Perdón, I

Compártelo en tu Red Social

La Doctrina del Perdón

Como pastor me siento muy gozoso de poder hablarles del perdón que es en Cristo. No solamente del perdón que trae salvación, sino del perdón que debemos poner en práctica cada día. Oro al Señor que sea de bendición y le guíe en su andar diario con el Señor.

I. LA URGENTE NECESIDAD DEL PERDÓN

  1. La conciencia en todos los hombres le dice que necesita ser perdonado.
    1. El corazón de cada humano se repite que es culpable.
    2. Dios dice que es culpable. Romanos 3:23: “porque no hay diferencia; Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”. Romanos 3:10: “No hay justo ni aún uno”.
    3. Sin embargo, el ser humano busca excusas, y se esfuerza por no sentir el peso de la culpa. Por eso, usa frases como:
      • “Yo sé que hago algunas cosas malas, pero realmente soy una buena persona”.
      • “Por lo menos soy mejor que muchos otros que conozco”.
      • “Yo hago muchas cosas buenas. En realidad, Dios me debe dar crédito por todo lo bueno que hago”.
      • En resumen, el hombre realmente vive con la pregunta: “¿Qué obras adicionales puedo hacer para inclinar la balanza a mi favor?”.
  2. Sin importar lo que el hombre haga, sin importar lo que usted haga, Dios le da una respuesta contundente en Su Palabra:
    1. Aunque usted haga cosas buenas, no es bueno. No se engañe, usted no es bueno. No hay nadie que haga el bien. Romanos 3:10-18: “Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; 11 No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios; 12 Todos se apartaron, a una fueron hechos inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni aun uno: 13 Sepulcro abierto es su garganta; Con sus lenguas tratan engañosamente; Veneno de áspides está debajo de sus labios; 14 Cuya boca está llena de maledicencia y de amargura; 15 Sus pies son ligeros a derramar sangre; 16 Quebrantamiento y desventura hay en sus caminos; 17 Y camino de paz no conocieron: 18 No hay temor de Dios delante de sus ojos”.
    2. No hay obra alguna que pueda usted hacer para pagar por sus pecados; porque sus mejores acciones son tan insignificantes como un trapo sucio: Isaías 64:6: “Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento”.
    3. Por medio de las obras no podrá pagar por sus pecados, ni usted ni nadie más será justificado por obras. No hay nadie que pueda hacer el bien que Dios pide. Estamos condenados si confiamos en nuestras fuerzas.
    4. Romanos 6:23 dice que “La paga del pecado es la muerte”. No hay nada que usted o yo podamos hacer para salvarnos.
  3. El problema del esfuerzo humano.
    1. Quiero indicar que el hecho de que Dios diga que no somos buenos, no significa que solamente hacemos lo peor de la maldad. Dios dice que somos “malos” porque rechazamos al que es “bueno”. Jesús le dijo al joven rico en Mateo 9:17: “¿Por qué me llamas bueno? Ninguno es bueno sino uno, es a saber, Dios; y si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos”. Jesús no puede no estar, pero no está en el corazón de aquellos que no quieren que Él esté.
    2. El ser humano quiere encontrar el remedio por sí solo, sin Dios; desea solucionar sus problemas sin tener en cuenta a Dios. Pero ese es el problema, porque si solamente Dios es bueno, ¿cómo puede un ser humano salir de sus problemas alejándose de la única Fuente del Bien? En el pasaje de Mateo 9:17 Jesús equipara “al Dios bueno” con los “mandamientos”. Los mandamientos de Dios reflejan el carácter y la sanidad de Dios. Los mandamientos son imposibles de guardar por esfuerzo propio. Nadie puede guardar los mandamientos de Dios con facilidad; de hecho, nadie puede guardarlos.
    3. Pero el ser humano sigue intentando cumplir con requisitos esperando la aprobación de Dios. Este deseo de hacer las cosas a nuestra manera es tan universal, que le llamamos religión. Hasta los ateos adoran sus ideas, su razonamiento, su materia… nadie puede vivir desatado de la fe religiosa, aunque sea en el razonamiento cerrado. El ateísmo existe porque se necesita algo, aunque sea idealismo o razonamiento, que complemente el faltante de Dios.
    4. Todas las religiones del mundo, e incluso las racionalistas, se caracterizan por una sola palabra – “Hacer” – Hacer algo para apaciguar a un dios enojado; hacer algo para apaciguar la conciencia que lucha con la creencia en Dios.
    5. Debido a la falta de buscar la fuente del bien, el ser humano conoce el odio, el rencor, el desprecio, el racismo, el clasismo, el desprecio hacia otros, la desobediencia, el irrespeto… porque cuando Dios no está, no hay nada bueno que surja del ser humano. ¿Ha visto a quienes rechazan a Dios? Dicen no creer en Dios y afirman que Él no existe, ¡pero se enojan con euforia si alguien cree en Dios! Nadie que tenga la verdad se enoja porque otro esté en la mentira; quien tiene la verdad es una persona libre. ¿Tiene usted la verdad?

II. LA PROVISIÓN QUE DIOS HA HECHO PARA USTED

  1. La Salvación por medio de Jesucristo. Juan 3:16, “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”
    1. Observe la frase “de tal manera”; la cual conecta los versículos 14 y 15 de Juan 3. La única manera en que Dios podía mostrar su amor por el pecado era la crucifixión de Jesús. Dios amó al mundo a tal grado que ofreció a su propio Hijo para dar una salida al pecado. Aunque nadie es bueno o busca la fuente del bien, cualquiera que acepte a Jesucristo como Salvador, “será salvo”.
    2. Jesucristo pagó el precio de tus pecados, y murió en tu lugar. Romanos 5:8: “Mas Dios encarece su amor para con nosotros, porque siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”. 1ª Corintios 15:3-4: “Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo fue muerto por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4 Y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;”. Este es el mensaje Salvador: Jesús muere por nuestros pecados, es sepultado y resucita para nuestra justificación, como dice Romanos 4:24-25: “Sino también por nosotros, a quienes será imputado, esto es, a los que creemos en el que levantó de los muertos a Jesús Señor nuestro, 25 El cual fue entregado por nuestros delitos, y resucitado para nuestra justificación”.
    3. La única manera de escapar de la ira justa de Dios es aceptar a Su Hijo Jesucristo como su Salvador personal del pecado: “Y por Él reconciliar todas las cosas a sí mismo, dando la paz por la sangre de su cruz, así como lo que está en la tierra como lo que está en los cielos” (Colosenses 1:20). Jesús es el único que puede dar la paz del perdón, la libertad y el gozo de la vida.
  2. El cristianismo bíblico, que cree la Biblia, no es una religión de la palabra “hacer”, sino de la palabra “hecho”.
    1. Jesús lo ha hecho todo:
      1. Pagó el precio de nuestros pecados – Juan 19:30: “Y cuando Jesús tomó el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, dio el espíritu”; Romanos 5:8: “Mas Dios encarece su amor para con nosotros, porque siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”.
      2. Jesús pagó por completo el precio cobrado por los pecados- 2ª Corintios 5:14: “4 Porque el amor de Cristo nos obliga, pensando esto: Que si uno murió por todos, luego todos son muertos; 15 Y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos”.
    2. Su muerte en la cruz hace lo que ningún pecador pudo hacer por sí mismo. Jesús es la única solución, quiera el ser humano aceptarlo o rechazarlo.
  3. El Poder del perdón se encuentra en la muerte de Jesús en la cruz. Esto no es solamente para el que no conoce a Jesús, es igualmente para quienes ya tienen a Jesucristo como Salvador. No podemos perdonar si no vamos a la cruz. Dios ordena a sus hijos que perdonen a sus hermanos: “Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que vuestro Padre que está en los cielos os perdone también a vosotros vuestras ofensas” (Marcos 11:25).
  4. El poder del perdón está disponible solamente para los que han puesto su fe en la muerte de Cristo en la cruz y lo han recibido como Salvador personal del pecado – Juan 1:12: “Mas a todos los que le recibieron, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios, a los que creen en su nombre:”; Hechos 16:31: “Y ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú, y tu casa”.
  5. En forma más explícita, la provisión de Dios es ofrecida a cada ser humano:
    1. Lo primero que vemos es la lógica del plan de Dios para liberar a los pecadores de la culpa de sus pecados, que se considera de la siguiente manera:
      1. Dios declara que todos pecaron – Romanos 3:23: “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios”. Si estamos de acuerdo, pues, la opción es hacer lo que dice Juan 1:12: “Mas a todos los que le recibieron…” Si no está de acuerdo, pues, no podríamos hacer nada, ya que “El que cree en el Hijo, tiene vida eterna; mas el que es incrédulo al Hijo, no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él” (Juan 3:36).
      2. Dios también declara que la paga del pecado es muerte. Por el contexto, la muerte en Romanos 6:23 es muerte espiritual – eterna separación de Dios, “la paga del pecado es muerte”.
      3. Entonces, porque todos son pecadores, y la paga del pecado es muerte – todos han de morir integralmente, tanto física como espiritualmente – todos merecen estar separados de Dios por la eternidad.
      4. Esto significa que todos han de morir espiritualmente (eternamente separados de Dios), a menos que se encuentre un sustituto, quien podría morir por todos. La única manera de pagar una condena es, o yendo a prisión o muerte, o que alguien pagué como sustituto nuestra culpa.
    2. La lógica de Dios para ofrecer el perdón de los pecados depende de alguien que pueda morir por los pecados de la humanidad. Pero no es cualquiera, hay requisitos para que pueda ser considerado sustituto. ¿Cuáles son los requisitos de esta persona?
      1. Dios dice que un Sustituto debe ser “Sin Pecado” – de otra forma tendría que morir por sus propios pecados. Es decir, ningún juez tomará a otro prisionero como sustituto de un delincuente, porque el prisionero está igualmente condenado que el delincuente. De la misma manera, ningún ser humano puede ser sustituto de otro, porque estaría en la misma condición de pecado.
      2. Dios dice que un sustituto debe Tener suficiente valor o poder para pagar por los pecados de toda la humanidad.
      3. Debe ser de una clase diferente. Es imposible que una especie distinta, aunque sea valiosa, pueda ofrecerse como sustituto por una persona delincuente. Entonces, el sustituto que Dios requiere para que el ser humano sea salvo, debe ser de una clase diferente, es decir, debe ser humano pero superior, a un nivel de Dios, porque los ángeles, aunque santos, no son de la misma clase que el hombre pecador, ni son de la misma autoridad que Dios. “Por tanto, teniendo un gran Sumo Sacerdote, que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. 15 Porque no tenemos un Pontífice que no se pueda compadecer de nuestras flaquezas; mas tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. 16 Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia, y hallar gracia para el oportuno socorro.” (Hebreos 4:14-16).
      4. Debe ser capaz de ofrecerse voluntariamente y que pueda morir. Entonces debe ser un hombre. Dios tiene vida en Sí y no puede morir. Los ángeles tampoco mueren. Por eso, debe ser un hombre que pueda morir, pero sin pecado.
    3. La lógica de Dios es que Jesucristo es esta persona sustituto.
      1. Jesús es Dios, pero también es Hombre. Él tomó sobre Sí un cuerpo humano en la encarnación – Juan 1:1: “en el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y Dios era el Verbo”, cf. 1:14; 10:30: “Yo y el Padre una cosa somos”. No solo es Dios completo, es hombre completo. Jesús no es 50% Dios y 50% hombre; no es un híbrido; Él es absolutamente Dios y absolutamente hombre.
      2. Jesús, el Hijo de Dios, es infinito en valor. Hebreos 9:12: “Y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, mas por su propia sangre, entró una sola vez en el santuario, habiendo obtenido eterna redención.
      3. Tomó un cuerpo (se hizo hombre), es infinito en valor porque es Dios, vivió una vida sin pecado. Hebreos 4:15: “Porque no tenemos un Sumo Sacerdote que no se pueda compadecer de nuestras flaquezas; mas tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.”.
      4. Calificó para morir por todos – lo hizo – la idea de “por’ se puede expresar “en lugar de” – El que era sin pecado murió en la cruz, llevando puestos nuestros pecados sobre El. – 2 Corintios 5:21: “ Al que no conoció pecado, hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.”.
    4. Usted necesita venir a Jesús – No se engañe.
      1. Hay Ideas falsas respecto a Jesús.
        1. Muchos dicen que El es el mejor hombre que jamás ha vivido – ¡pero es más! Es Dios-Hombre, es perfecto, absoluto. Si no, no hubiera muerto en lugar de nosotros. – Juan 10:30.
        2. Otros dicen que Cristo es el que nos demuestra el camino. Pero Jesús no nos muestra el camino; El ES el camino. Juan 14:6: “Jesús le dice: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida: nadie viene al Padre, sino por mí.”.

La única manera de apropiarse del poder del perdón de pecados, es que la persona venga a Jesús, reconociéndose como un pecador, dándose cuenta de que no hay otro camino, que no puede salvarse a sí mismo y que nadie puede librarlo de la culpa de sus pecados, ni siquiera por sus obras buenas. Dándose cuenta de que en sus propias fuerzas se encuentra sin remedio y sin esperanza, debe llamar a Dios de la misma manera que una persona que se está ahogando llama al salvavidas. (Romanos 10:13: “Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. ”; Gálatas 3:11: “Mas por cuanto por la ley ninguno se justifica para con Dios, queda manifiesto: Que el justo por la fe vivirá”; Efesios 2:8-9: “Porque por gracia sois salvos por la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios: 9 No por obras, para que nadie se gloríe”.

III. El plan de Dios para rescatar al pecador

  1. La Justificación. Justificar significa que un juez declara justo a un culpable, no significa que una persona es justa.
    1. Aplicación del pago – Romanos 4:5: “Mas al que no obra, pero cree en aquél que justifica al impío, la fe le es contada por justicia.” – Cuando un pecador pone su fe en lo que Cristo ha logrado en la Cruz por él, la fe de aquel pecador le es contada por justicia. Es decir, la paga que Cristo hizo en la cruz es aplicada o acreditada a los pecados de ese pecador. (Es igual como la cancelación de una cuenta bancaria).
    2. Declaración Judicial – Con todos los pecados de aquel pecador pagados por completo, Dios puede mantener su justicia absoluta y además declarar a este inmundo, pero confiando pecador, judicialmente justo. (Romanos 3:26: “Con la mira de manifestar su justicia en este tiempo: para que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.”). Dios lo declara inocente (de la culpa, no del hecho) del pecado. Su expediente judicial es limpio, aunque en su experiencia ha pecado, y siempre será así en su expediente.
    3. Propósito de la Justificación – Satisfacer la justicia de Dios – Romanos 3:26: “Con la mira de manifestar su justicia en este tiempo: para que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.” – Después de que se haya aplicado la sangre de Jesús a los pecados del pecador, Dios, en toda su Santidad, puede declararlo judicialmente inocente. Dios no puede declarar inocente a quien no ha pagado por su pecado. Por eso, si la persona no acepta a Jesús como Salvador, no puede ser salva, porque no tiene el pago que lo libere de la condena del pecado.
    4. Resultado de la Justificación – Al pecador, que ha sido justificado (declarado justo), Dios ya no puede exigirle que cumpla pagando por la culpa de sus pecados. Romanos 5:1: “ JUSTIFICADOS pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”. En lugar de sufrir la justa condena de Dios para sus pecados, ha sido liberado de aquella sentencia, y “AHORA pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, mas conforme al espíritu.” (Romanos 8:1).
  2. Perdón Judicial Inicial – El perdón legal.
    1. El significado básico de perdón es “liberar”, en referencia a alguna deuda o sentencia.
    2. EL perdón Judicial depende de dos factores:
      1. La paga por pecados, hecho por Cristo en la cruz (1 Corintios 15:3-5: “Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo fué muerto por nuestros pecados conforme a las Escrituras; 4 Y que fué sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;”).
      2. La acreditación (imputación) de aquella paga a la cuenta del pecador, expresando su fe en la obra de Cristo en la cruz para él – Romanos 4:5: “Mas al que no obra, pero cree en aquél que justifica al impío, la fe le es contada por justicia.”; Colosenses 1:20-22: “20 Y por él reconciliar todas las cosas para sí, haciendo la paz por la sangre de su cruz, así lo que está en la tierra como lo que está en los cielos. 21 A vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos de alma en malas obras, ahora, sin embargo, os ha reconciliado 22 En el cuerpo de su carne por medio de muerte, para haceros santos, y sin mancha, e irreprensibles delante de él: ” – vea también Efesios 1:7: “En el cual tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados por las riquezas de su gracia,”; Colosenses 1:14: “En el cual tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados”.
    3. Al poner su fe en lo que Cristo ha hecho por él en la cruz, el pecador es reconciliado con Dios:
      1. Reconciliación significa un cambio de relación, de la hostilidad a la armonía y paz entre dos personas.
      2. El hombre es reconciliado con Dios – una obra de Dios en la cual por medio de la sangre de Jesucristo en la cuz el hombre es introducido en una nueva relación con su Creador (Romanos 5:8-11: “Mas Dios encarece su caridad para con nosotros, porque siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. 9 Luego mucho más ahora, justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. 10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. 11 Y no sólo esto, mas aun nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por el cual hemos ahora recibido la reconciliación. ”; 2 Corintios 5:18-20: “18 Y todo esto es de Dios, el cual nos reconcilió a sí por Cristo; y nos dió el ministerio de la reconciliación. 19 Porque ciertamente Dios estaba en Cristo reconciliando el mundo a sí, no imputándole sus pecados, y puso en nosotros la palabra de la reconciliación. 20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio nuestro; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. ”; Efesios 2:16: “ 16 Y reconciliar por la cruz con Dios a ambos en un mismo cuerpo, matando en ella las enemistades.”.
    4. El Perdón Judicial incluye:
      1. Romanos 5:9 – “… salvos de la ira”.
      2. Efesios 2:16 – “… matando en ella las enemistades”.
      3. Colosenses 1:20-21 – “… paz mediante la sangre de su cruz”.
  3. Perdón Inicial para Comunión – Lógicamente, la reconciliación debe incluir un cambio de relación en la cual comunión con Dios, que se rompió por el pecado del hombre, es restaurada, re-establecida, renovada.
    1. Relación de la Comunión Restaurada al concepto de Perdón.
      1. Perdón: Liberar de una deuda o sentencia.
      2. Perdón Judicial: Liberación de la culpa / sentencia de nuestro pecado (sala de la corte)
      3. Perdón para Comunión – Liberación del rompimiento de la comunión (sala de la casa)
        1. Antes de poner nuestra fe en Jesús y recibir la justificación, fuimos alienados / alejados de Dios por nuestras malas obras.
        2. Ahora, reconciliados con Dios, se nos libera de la alienación / alejamiento de la comunión con Dios.
        3. Ya no estamos condenados de quedar en el patio o en la granja, sino somos invitados a la sala. Vea 1 Juan 1:3b; Hebreos 4:16.
        4. Ilustración: Los muchachos están jugando bola en el patio de la casa. Patea la bola y se rompe uno de los vidrios. Si lo libera de la obligación de pagar el vidrio roto, está concediendo perdón judicial – liberándole de la sentencia justa de sus acciones. Pero aunque lo perdonara de la sentencia de sus acciones, tal vez no lo permita mas jugar bola en su patio. Sería escoger no perdonarle el alejamiento causado por su ofensa.
        5. En la relación del hombre con Dios, vemos que en el momento de la fe que salva Dios reconcilia al hombre consigo. Hay un cambio completo en la relación entre Dios y el hombre.
    2. Dos tipos de Perdón que hemos visto: Perdón Judicial Inicial y Perdón Inicial para Comunión
      1. Gráficos 1 y 2.
      2. ¿Qué pasa con el perdón judicial de todos los pecados cometidos después de la fe que salva y la justificación? ¿Cómo afectan la comunión los pecados cometidos cometidos después de la fe que salva y la justificación? Recordemos que cuando una persona cree en Cristo, su relación con Dios cambia:
        1. Antes de creer en Cristo, es enemigo de Dios y un reo condenado.
        2. Después de creer en Cristo es un justificado que ha sido adoptado como hijo, y restaurado en la Persona de Jesucristo.
        3. El trato de Dios cambia de Juez a Padre, y es obvio que el Juez condena, pero el Padre disciplina.