Juan 5:3-4

Compártelo en tu Red Social

¿Es un texto mitológico?

Muchos han afirmado que el pasaje en cuestión es una interpolación o una añadidura de una mitología antigua. El texto dice:

En éstos yacía una multitud de enfermos, y ciegos, y cojos, y secos que estaban esperando el movimiento del agua. Porque un ángel descendía a cierto tiempo al estanque, y revolvía el agua; y el que descendía primero al estanque, después del movimiento del agua, era sano de cualquier enfermedad que tuviere.

Varios argumentos se presentan en contra de este pasaje bíblico:

  1. No aparece en los manuscritos «mejores», y por tanto es espurio o es una añadidura sin valor.
  2. No puede ser parte del texto bíblico porque es pura mitología de la época de Cristo.
  3. Es una creencia del pueblo que Jesús simplemente aprovechó, pero realmente no había nada de movimiento.

Tenemos, en estos argumentos, un solo eslabón en contra de todos ellos; el contenido propio del pasaje. Si bien es cierto que muchos manuscritos griegos no lo incluyen, la evidencia interna, es decir, el contexto, la gramática y el mensaje central dicen otra cosa. Veamos.

  1.  Si el texto no aparece en los «mejores» manuscritos, ¿por qué sí aparece el verso 7 que vuelve a mencionar el movimiento del agua? Habría que eliminar el verso 7, porque se daría por sentado que también es espurio y tonto. Pero el verso 5 sí aparece en TODOS los manuscritos. En este caso, es más probable que en los manuscrito donde no aparece es una omisión, y no una adición en los manuscritos donde sí aparece. No tendría sentido que se mencione el movimiento del agua en el verso 7 cuando no habría ninguna referencia anterior en todo el texto. Tampoco sería lógico que Jesús no corrigiera el error del paralítico, como si lo hizo con la mujer samaritana en el versículo 8.
  2. Se acusa de que es pura mitología o creencias ridículas de la gente. Pero esto tendría un problema con el resto de la Biblia. Si aceptamos que la idea de que un ángel descienda a mover el agua, y que se produjera la sanidad del primero que entraba, ¿no tendríamos que pensar que es igualmente mitológico el caso de Agar, cuando el ángel le aparece y le habla? ¿O no sería igualmente mitológico que un ángel le llevara comida a Elías, o que los cuervos le cuidaran? Si aceptamos como «mitológico» el contenido de este pasaje, aceptaríamos per se que todos los milagros, teofanías, encuentros angelicales y demás, son puro mito. Porque así como fue real que Dios dividió el mar Rojo, y como es sabido que Dios llevó a Elías en un torbellino de fuego, también es real que un ángel pueda hacer lo que describe Juan 5.
  3. Si decimos que es una creencia que Jesús aprovechó, pero es pura mentira, estamos también indicando que Jesús no fue honesto, y se aprovechó de una creencia falsa para realizar un evento milagroso. Esto abre la duda: Si el ángel es falso, y el movimiento del agua es falso, ¿cómo estamos seguros que el milagro que Jesús hizo es verdadero?

El pasaje, no solamente es parte gramatical y contextual del capítulo, sino que es real y auténtico, y lo creemos con firmeza. De no ser así, no seríamos ni evangélicos, ni personas de fe. Además, podría tener un sentido teológico, porque las teofanías y las manifestaciones angelicales comenzaron a desaparecer desde la venida del Señor, hasta que no se dan ya en nuestros días. Este pasaje es un texto enfático que ya no era necesario la intervención de un ángel, porque el Señor de todas las cosas estaba aquí, y ya no sería necesario ningun intermediario, porque Él es el único Mediador entre Dios y los hombres.

También te podría gustar...