Soy Bautista

Compártelo en tu Red Social

Las Razones del Por qué Soy Bautista

Ya han sido bastante las preguntas y los comentarios que me han hecho en relación al por qué yo soy bautista y no evangélico. Creo que un breve testimonio y una apología básica de la fe será suficiente.

Desde hace más de 12 años me uní a los bautistas y me identifico plenamente con ellos; sin embargo, no siempre me identifiqué como bautista. Me crié en una de las denominaciones más antiguas de Costa Rica, que en sus principios fue de un tipo de presbiterianos dispensacionales, fundada por C. I. Scofield. Sin embargo, en la década de los 90, cuando ingresé al Seminario, me eduqué bajo la tutela de varios profesores de línea bautista fundamental, que creían solo en el bautismo por inmersión y en la seguridad de la salvación, y también en las doctrinales fundamentales bautistas. Aprendí que solamente existe un bautismo por inmersión que debe ser efectuado por una iglesia ordenada y un pastor ordenado, una iglesia local y una sola fe bíblica. Soy bautizado por inmersión y educado en la doctrina bautista. Comencé a relacionarme con la iglesia bautista Landmark por medio del Seminario Teológico Bautista Landmark y aprendí claramente que la iglesias es local, visible y nunca universal e invisible. Desde entonces solamente predico este concepto, aunque anteriormente estaba del lado de los universalistas. Este principio me saca de la mayoría de evangélicos.

Ahora bien, salí de la antigua iglesia por su fuerte influencia presbiteriana pentecostal: su cultica pentecostal, y su himnodia presbiteriana. Ya son muchos años de vivir bajo el lineamiento bautista landmark, y comprendo la eficacia de esta doctrina. Porque si uno tiene una razón débil para ser bautista, está en gran peligro de ser llevado por doquier por los vientos de doctrina. Efesios 4:14 dice “Para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquier de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que, para engañar, emplean con astucia las artimañas del error”.

Algunas razones por las que muchos afirman ser bautistas son las siguientes:

  1. Mis padres son bautistas. Me llevaron a la iglesia bautista. Me enseñaron estas creencias y, bueno, no he visto una buena razón por cambiarme.
  2. Gente de la iglesia bautista pasaron por mi casa en un momento cuando estaba deprimido y angustiado. Ellos eran muy amables y me ayudaron. Me invitaron a su iglesia y allí encontré mucho amor. Por eso soy bautista.
  3. Soy bautista porque ellos me dieron alimentos y ropa cuando estaba sin trabajo. Estoy agradecido por lo que hicieron y, bueno, voy a quedarme en la iglesia porque yo sé que ellos van a ayudarme cuando tengo una necesidad.
  4. Soy bautista porque el pastor siempre me da buen consejo cuando tengo que tomar decisiones.
  5. Soy bautista porque ellos cantan los himnos antiguos y siempre mantienen orden en sus reuniones.
  6. Soy bautista porque la predicación es muy centrada en la Biblia por parte del pastor.

Sin duda sería posible mencionar algunas cuantas más razones comunes para ser bautista; sin embargo,  estas son razones egoístas porque “nos convienen”. Pero tan pronto que vaya a otra denominación, que le ofrezca más y mejor libertad a la carne, no tendrá ningún impedimento en cambiarse, porque es un “bautista de nombre”. En Costa Rica hay muchas iglesias, donde cantan aplaudiendo y enseñan la iglesia universal, algunas incluso son bautistas. Muchas iglesias están bajo el régimen de Palabra de Vida, una organización anti bautista y propagadora de la iglesia universal. Nuestras iglesias no tienen vínculos con estos ministerios.

Personalmente, mi razón en ser bautista es porque pienso que esta línea doctrinal representa la fe neotestamentaria, y creo que es la verdadera fe que Jesús predicó, y que relaciona más fielmente el mensaje evangélico. Yo quiero saber y hacer la voluntad de Dios y necesito el apoyo de otros creyentes con el mismo anhelo. En la iglesia bautista encuentro muchas personas sinceras, salvas, convertidas, que desean saber y conocer más de ser bautista, y su fe es firme y estable.

Yo me identifico plenamente con esta fe y práctica que algunos de los antepasados bautistas defendieron aún a costo de su vida. Ellos no fueron tontos ni fanáticos por pagar un precio tan alto por esta libertad de creer lo que eran doctrinas bíblicas. Ellos tenían razón. Los bautistas fueron, son y serán los campeones en luchar y ganar la libertad de culto que disfrutamos en el día de hoy. Si nosotros somos negligentes en promover y defender la enseñanza bíblica vamos a perder la libertad que tenemos. Todas las denominaciones han perdido el rumbo, y muchas iglesias bautistas también han dejado de ser bautistas, pero la fe bautista es la única que ha mantenido el mismo rumbo, la misma señalización, la misma Biblia. Los bautistas somo uno de los creyentes que defendemos la Biblia en sus idiomas originales.

Lamentablemente, no todo lo que  tiene el nombre “bautista” es doctrina bíblica. Hoy en día hay iglesias bautistas que tienen creencias y prácticas que no concuerdan con la fe y práctica de los antiguos bautistas. Ellos han sido llevados por doquier por la tradición y la cultura. Hay los que se llaman “iglesias bautistas renovadas”. Son más bien “iglesias bautistas desviadas” o “iglesias pentecostales con sobrenombre bautista”. También en nuestras iglesias encontramos una flaqueza espiritual y una falta de respeto por la dignidad que debe acompañar a los que dicen que son hijos de Dios, con vidas impías y cultos paganos con nomenclaturas bíblicas.

Todo esto es muy lamentable. En la historia, cuando algunos estaban dando su vida en defensa de la doctrina bíblica, habían los que nombraron el nombre de Cristo pero andaban desordenadamente. Yo, personalmente, quiero estar nombrado entre los nobles que no avergonzaron el nombre de Cristo y que jamás han temido llevar el título de bautista.

Si eres bautista, te felicito. Yo quiero que tengas una buena razón para ser bautista. Yo quiero que seas como los nobles creyentes en la iglesia en Tesalónica que “recibieron la palabra y con solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así” (Hechos 17:11). Si haces esto, tendrás razón en ser bautista hasta el día de la muerte.

Características bautistas:

  1. Una iglesia bautista cree que la Biblia es sin error, perfecta y eterna. Por eso, no puede creer en la crítica textual que juzga como incompleta las Escrituras. Tristemente Editorial Mundo Hispano se desvió por este camino.
  2. Una iglesia bautista cree básicamente en la himnodia bautista. Tenemos himnarios, y nuestras manos son usadas para sostenerlos meintras cantamos. En español tenemos el “Himnario Popular”, que es uno de los más notables himnarios bautistas. Nuestra misión produce el himnario “Alabanzas al Creador”, con una recopilación de himnos bautistas antiguos.
  3. Una iglesia bautista tiene un culto formal y ordenado. No ha brincos, aplausos ni bailes paganos; mantenemos la cordura y la compostura, porque todo lo hacemos “decentemente y con orden”.
  4. Una iglesia  bautista no tiene “pastoras”, porque las Escrituras no enseñan esto. Las pastoras son una falsa doctrina pentecostal.
  5. Una iglesia bautista no cree en las profecías ni en echar demonios; cree en la salvación por gracia por medio de la predicación del Evangelio.
  6. Una iglesia bautista cree en la maravillosa gracia de Dios y en el compañerismo cristiano expresado en amor entre sus miembros.
  7. Una iglesia bautista tiene un Pacto Bautista y tiene una clara convicción que no se salva nadie por ser bautista, sino por creer en Jesucristo como Señor y Salvador.

Es común entrar en la polémica solamente por el nombre “bautista”. Muchos son los que se asombran o se asombraron cuando entendieron o recibieron la noticia: “Este pastor es bautista”. La crítica, el rechazo, la burla y la expresión de “esto es demasiado bautista” (pretendiendo algunos que sea ignominiosa y burlesca), se me ha hecho común, pero en lugar de sentirme desanimado, ¡cuánto me anima ser un bautista converso! No soy reformado ni protestante, soy bautista transformado por la gracia, eternamente salvo (sí, eso mismo: “salvo, siempre salvo”), seguro de la fe en Cristo y plenamente convencido de que las Escrituras inspiradas en la familia de Textos Bizantinos y preservada en español en la Reina-Valera 1909 (y gracias a Dios ahora en la Reina Valera de la Sociedad Bíblica Trinitaria). No soy pentecostal, ni sigo las necedades de aplaudir y gritar, de estribillos sin sentido y de cantos sin mensaje; tampoco profetas, ni profetizas. Solamente me basta la Biblia.

Y con orgullo digo: SOY BAUTISTA LANDMARK, SOY FUNDAMENTAL, SOY AMANTE DEL LIBRO.

Si desea repasar el Mensaje y Fe bautista Landmark. Algunas afirmaciones son tomadas de: Literatura Bautista, porque me identifico plenamente con esas declaraciones; aunque no todas. Prefiero llamarme bautista que llamarme evangélico.