Juan 1:1

Compártelo en tu Red Social

Análisis Morfológico y Gramático de Juan 1:1.

El texto griego que se ha empleado es de la familia Bizantina, la evidente y única preservación del texto inspirado por el Espíritu Santo (el cual es un tema que se discutirá en otro momento).

El Texto griego dice: “᾿Εν ἀρχῇ ἦν ὁ Λόγος, καὶ ὁ Λόγος ἦν πρὸς τὸν Θεόν, καὶ Θεὸς ἦν ὁ Λόγος.”, cuya traducción literal sería así: “En el principio fue el Logos, y el Logos fue a cerca del Dios, y Dios era el Logos”. Las mayúsculas son nuestras, el griego clásico carecía de estas distinciones, ya que o se escribía todo en minúscula o todo en mayúscula, regularmente.

Para entender este texto, es necesario primero entender algunos principios gramaticales, por lo que haremos una exégesis lingüística al Verso:

᾿Εν

ἀρχῇ

ἦν

ὁ

Λόγος

Preposición primaria que denota posición e instrumentalidad.

Puede traducirse como: en, a, sobre, por.

Sustantivo propio y abstracto, en caso dativo, singular, femenino. Es de objeto indirecto.

Puede traducirse como “inicio, principio, comienzo”. En otros contextos puede significar primado, superior, primero, distinguido, rudimento, etc.

Es el verbo “εἰμί”. Es el imperfecto activo, en modo indicativo, de la tercera persona singular. Literalmente es “él o ella era o fue”. Se traduce como “era” o “existir”.

Artículo definido masculino, en el caso nominativo (subjetivo del predicado nominativo) en singular.

Se traduce como “el”.

Sustantivo en caso nominativo, masculino singular.

Logos es “palabra”, pero la palabra hablada, que incluye propósito, razonamiento, pensamiento, motivo y cálculo. Es la acción de la palabra. Se traduce Verbo en relación a Cristo.

καὶ

ὁ

Λόγος

ἦν

πρὸς

Conjunción copulativa.

Se traduce “y, pero, en cambio, también”.

Artículo definido masculino, en el caso nominativo (subjetivo del predicado nominativo) en singular.

Se traduce como “el”.

Sustantivo en caso nominativo, masculino singular.

Logos es “palabra”, pero la palabra hablada, que incluye propósito, razonamiento, pensamiento, motivo y cálculo. Es la acción de la palabra. Se traduce Verbo en relación a Cristo.

Es el verbo “εἰμί”. Es el imperfecto activo, en modo indicativo, de la tercera persona singular. Literalmente es “él o ella era o fue”. Se traduce como “era” o “existir”.

Preposición de Dirección, significando específicamente “hacia”, “al lado de”, enfatizando relación por acción, en la dirección del objeto principal.

τὸν

Θεόν

καὶ

Θεὸς

ἦν

Artículo definido, singular masculino en caso acusativo.

Sustantivo singular masculino en caso acusativo.

Tradúzcase Dios

Conjunción copulativa.

Se traduce “y, pero, en cambio, también”.

Sustantivo singular masculino en caso nominativo.

Tradúzcase Dios

Verbo imperfecto activo, de la tercera persona singular, en modo indicativo.

ὁ

Λόγος

Artículo definido masculino, en el caso nominativo (subjetivo del predicado nominativo) en singular.

Se traduce como “el”.

Sustantivo en caso nominativo, masculino singular.

Logos es “palabra”, pero la palabra hablada, que incluye propósito, razonamiento, pensamiento, motivo y cálculo. Es la acción de la palabra. Se traduce Verbo en relación a Cristo.

En este versículo, la idea literal de πρός es evidente: cara a cara con Dios, es decir, viéndose directamente el rostro, estando literalmente frente a frente.

El mayor problema en este texto es el planteado por los unitarios, específicamente por la falta de artículo al sustantivo Θεὸς, afirmando que siempre que falte el artículo a Θεὸς, significa un dios falso. Sin embargo, esta aparente regla gramatical no existe en griego. La desinencia del sustantivo Θεὸς varía porque Θεὸς está en caso nominativo, donde es normal que se omita el artículo. Veamos los usos del artículo de forma más concreta:

La lengua griega, a diferencia de la latina, adquirió el artículo (ὁ, ἡ, τό = el, la, lo) a partir de un antiguo demostrativo. Este artículo marca el género de los sustantivos y sirve para sustantivar cualquier otra categoría gramatical (adjetivos, adverbios, etc.), entre otros usos y funciones. Su forma sigue la flexión de los temas en –ο– para masculino y neutro, y en –η para femenino1.

Singular

Plural

Masc.

Fem.

Neutro

Masc.

Fem.

Neutro

Nom.

τό

οἱ

αἱ

τά

Acus.

τόν

τήν

τό

τούς

τάς

τά

Gen.

τοῦ

τῆς

τοῦ

τῶν

τῶν

τῶν

Dat.

τῷ

τῇ

τῷ

τοῖς

ταῖς

τοῖς

El artículo griego guarda estrecha semejanza con el artículo castellano, tanto en su origen como en su función:

  1. Porque procede de un antiguo demostrativo (con dos raíces distintas fusionadas en una: *so, *sa, *sod y *to, *ta, *tod, ) y mantiene ese valor primero en frecuentes usos arcaizantes;
  2. y porque funciona como modificador o determinante del sustantivo o como elemento sustantivador.

Los usos particulares más notables son.

1) Uso arcaizante, con valor de demostrativo:

seguido normalmente de la partícula δέ: ὁ δὲ εἶπεν.

bajo la forma hipercaracterizada ὅς, con morfema de nominativo -ς: καὶ ὅς δ᾿ εἰπεῖν.

en acus., sujeto de infinitivo: καὶ τὸν εἰπεῖν.

en locuciones estereotipadas con el verbo *ἠμί, decir: ἦ δ᾿ ὅς, ἦ δ᾿ ἥ.

en expresiones adverbiales: πρὸ τοῦ, antes de esto; τῷ, por esto; τῇ, de este modo.

en coordinaciones repetitivas: τὸ καὶ τό, esto y aquello; οὔτε τοῖς οὔτε τοῖς, ni a éstos ni a aquéllos.

en correlaciones partitivas o distributivas de valor pronominal o adverbial: οἱ μὲν… οἱ δὲ…, unos…, otros…; τὸ μὲν… τὸ δὲ… / τὰ μὲν… τὰ δὲ…, por una parte…, por otra…

2) Uso sustantivador:

con adjetivos: τὸ κακόν.

con participios: οἱ παρόντες.

con adverbios: οἱ νῦν, οἱ πάλαι, οἱ τότε.

con infinitivos o frase infinitiva (a los que se atribuye género neutro): τὸ ἐρᾶν, τὸ ἐμέ νικῆσαι.

con grupos sintácticos nominales: τὰ τῆς πὸλεως.

con grupos preposicionales: οἱ ἐκ τῆς πὸλεως.

con frases de verbo personal sustantivadas (a las que se atribuye género neutro: τὸ γνῶθι σεαυτόν.

3) Uso cero o ausencia de artículo:

es casi constante ante el predicado nominal: οὗτος ὁ Ανήρ ἦν στρατηγός. La excepción más notable es ὁ αὐτός (= lat. Idem). Aparece en Juan 1:1: “καὶ Θεὸς ἦν ὁ Λόγος”.

en expresiones de valor general e indefinido: ἀρχὴ σοφίας φόβος θεοῦ.

ante nombres propios, el uso es potestativo: (ὁ) Σωκράτης, (αἱ) Ἀθῆναι.

ante nombres de seres únicos o considerados como tales, el uso es potestativo, aunque es frecuente su ausencia: (ἡ) πόλις, (τὸ) ἄστυ (referido a Atenas); (ὁ) ἥλιος, (ἡ) σελήνη, (ὁ) βασιλεύς (el rey persa, el Gran Rey).

El hecho de que Θεός no tiene artículo no transforma la palabra en un adjetivo. Es un predicado nominal cuyo sujeto es λόγος. Una regla muy universal en el griego del N.T. es que, cuando un predicado nominal precede a un verbo, ese sustantivo carece de artículo definido. Las consideraciones gramaticales, por tanto, no requieren que necesariamente haya un significado doctrinal en la omisión del artículo, porque es simplemente un asunto relacionado con el orden de las palabras (cuando aparece una forma del verbo copulativo, no se usa el artículo con el predicado nominal, a menos que se pueda intercambiar con el sujeto. El uso de ὁ θεός ἦν ὁ λόγος hubiera dado un error gramatical, y una violación a la regla griega. En el v. 4 aparece la palabra griega ζωὴ (vida) sin artículo, debido a que está en caso nominativo, pero no es, en ninguna forma, un adjetivo. Ahora bien, en 1ª Juan 4:16 encontramos una forma similar con el uso del artículo: “καὶ ἡμεῖς ἐγνώκαμεν καὶ πεπιστεύκαμεν τὴν ἀγάπην ἣν ἔχει ὁ Θεὸς ἐν ἡμῖν. ῾Ο Θεὸς ἀγάπη ἐστί, καὶ ὁ μένων ἐν τῇ ἀγάπῃ ἐν τῷ Θεῷ μένει καὶ ὁ Θεὸς ἐν αὐτῷ”. Observe que Dios y amor” no son términos intercambiables, por tanto, θεός tiene el artículo y ἀγάπη no lo tiene. Observe 1ª juan 4:8: “ὁ μὴ ἀγαπῶν οὐκ ἔγνω τὸν Θεόν, ὅτι ὁ Θεὸς ἀγάπη ἐστίν”, donde Juan introduce el artículo definido exactamente en la posición correcta para dar el sentido: Dios es amor. De otra manera, se nos presenta una idea antiteísta de que Dios no es más que las relaciones que experimentamos en la vida (es decir, el amor es Dios; comp. el v. 16). Es el caso de Juan 1:1, si se coloca el artículo a Θεὸς en Juan 1:1, daría por sentado que cualquier ser humano es dios, y por tanto, no existiría el Ser del cual proceden todas las cosas, que en español diferenciamos con la mayúscula: Dios.

Además, si traducimos “el Verbo era un dios” o “el Verbo era divino”, estaríamos negando las mismas palabras de Jehová que dijo: “Yo soy el primero, y yo soy el postrero, y fuera de mí no hay Dios… Luego vosotros sois mis testigos. No hay Dios sino yo. No hay Fuerte; no conozco ninguno.” (Is. 44:6, 8). y “Yo soy Jehová, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí” (45:5). Y si suponemos que Jesús es un dios inferior, estaríamos blasfemando al único Dios verdadero, al afirmar que existen representantes que nunca jamás podrán ser realmente representantes de Él, pero que son divinos.

El texto que dicen que se puede llamar “dioses” a los seres humanos es Juan 10:34: “ἀπεκρίθη αὐτοῖς ὁ ᾿Ιησοῦς· οὐκ ἔστι γεγραμμένον ἐν τῷ νόμῳ ὑμῶν, ᾿Εγὼ εἶπα, Θεοί ἐστε;”. La palabra griega “Θεοί”, está en nominativo plural. Lo que debemos notar que, carece de artículo por estar en nominativo, y no se refiere al Dios verdadero porque está en plural. En el Nuevo Testamento nunca aparece el plural para Dios (caso diferente en el hebreo, por tener normas gramaticales diferentes, que no vienen al caso).

Referencias:

  1. Diccionario Léxico del Griego del Nuevo Testamento.
  2. Diccionario Strong.
  3. Vine, Palabras Griegas del Nuevo Testamento.
  4. Thayer’s Greek Definition
  5. Palabras griegas del Nuevo Testamento, Barclaby.
  6. Comentario Exegético Bautista.
  7. http://elblogdegriego.blogspot.com/2010/10/el-articulo.html