La Adivinación

Compártelo en tu Red Social

La adivinación incluye la astrología, la quiromancia, la vara y el péndulo, la catontromancia, la psicometría, predicción del futuro, etc. Existe diferencia entre la adivinación intuitiva y la adivinación sugestiva. Esto es importante porque más del 95% de los adivinos son estafadores y mentirosos. Pero todos por igual tienen un poder sugestivo tan alto que engañan a muchas personas, y los conducen a tener un contacto con fuerzas espirituales desconocidas. Aquellos que son parte del 5% restante son realmente participantes de actividades espirituales que afectan la vida de muchas personas, y que reunen muchos demonios a su alrededor.

La diferencia entre la revelación de la Biblia y la adivinación es clara: La Biblia es inspirada por el Espíritu Santo y refleja el carácter santo y bueno de Dios, mientras que la adivinación es producto de los demonios y conduce a la trampa y confusión del diablo. Para Dios, la adivinación es una abierta rebeldía a su poder y naturaleza.

Actualmente las iglesias cristianizadas de índole pentecostal practican algún tipo de adivinación, ya sea sugestiva o intuitiva. El movimiento satánico permea en todo el movimiento pentecostal, carismático, mormón, y en otras sectas pseudocristianas.

¿Qué dice la Escritura?

La Escritura condena cualquier tipo de adivinación: “Y el hombre o la mujer en quienes hubiere espíritu pitónico o de adivinación, han de ser muertos; los apedrearán con piedras; su sangre será sobre ellos”. (Levítico 20:27). La adivinación se considera un acto de rebelión contra Dios (1º Samuel 15:23).

Los predicadores que profieren nuevas revelaciones, o que indican “ver algo” en las personas, o que hablan del furturo, son adivinos: “Me dijo entonces Jehová: Falso profetizan los profetas en mi nombre: no los envié, ni les mandé, ni les hablé; visión mentirosa, y adivinación, y vanidad, y engaño de su corazón os profetizan.” (Jeremías 14:14). “Vieron vanidad y adivinación de mentira. Dicen: Ha dicho Jehová; y Jehová no los envió: y hacen esperar que se confirme la palabra. ¿No habéis visto visión vana, y no habéis dicho adivinación de mentira, por cuanto decís, Dijo Jehová; no habiendo yo hablado?” (Ez. 13:6-7). Y estos textos indican el terrible castigo para estos falsos profetas: “Y seráles como adivinación mentirosa en sus ojos, por estar juramentados con juramento a ellos: mas él trae a la memoria la maldad, para prenderlos” (Ez. 21:23).

El modernismo evangélico-pentecostal está entrando cada vez más a la adivinación. Podemos ver en televisión y en muchas agrupaciones cristianas actividades de adivinación, indicando que saben o conocen secretos, cuando en realidad son mentiras o manifestaciones del diablo. Las mega iglesias han corrompido cada vez más su corazón, y por amor al dinero, aceptan la mentira del diablo, tal como hizo Balaam (Números 22:7-8).