Interpretación Literal

Compártelo en tu Red Social

Interpretación Literal Consistente

Un Estudio que Muestra las Inconsistencias de los No-Dispensacionalistas

Este artículo fue presentado originalmente en la Conferencia “New England Bible Conference” el 17 de Septiembre de 2007, por George Zeller.

¿Qué es la Interpretación Literal?

La interpretación literal procura entender la Biblia en su sentido llano, natural y normal. Ve el sentido claro y obvio de un texto. Dios no quiere ocultar Su verdad al creyente; ÉL quiere comunicar Su verdad a los Suyos de manera muy clara. La responsabilidad del creyente es simplemente tomar a Dios por Su Palabra. Dios quiere decir lo que dice y dice lo que quiere decir.
El intérprete literal no busca en la Biblia significados ocultos. Más bien busca el sentido obvio del texto. El intérprete literal no lee entre líneas, sino lee el texto sagrado para determinar su sentido llano y sencillo, a la luz del significado normal de las palabras, del contexto y de las reglas gramaticales comúnmente aceptadas.

El Método Alegórico

En agudo contraste a la interpretación literal está el método de interpretación alegórico. El padre de la interpretación alegórica es Orígenes quien vivió en el tercer siglo. Todavía hay muchos hoy en día que siguen su método alegórico de interpretación. La interpretación alegórica implica buscar significados espirituales ocultos que van más allá del sentido literal del texto.

Como una ilustración del método alegórico, consideremos 1º Samuel 17:40—“Y (David) tomó su cayado en su mano y escogió cinco piedras lisas del arroyo, y las puso en el saco pastoril”. ¿Cuál es el significado de estas cinco piedras lisas? Imagine a un predicador diciendo: “Estas cinco piedras lisas simbolizan Fe, esperanza, amor, gozo, paz.” Puede servir para el bosquejo de cinco puntos de un sermón. En otro lugar del mundo otro pastor se para frente a su congregación y dice, “Estas cinco piedras lisas representan: valor, fortaleza, perseverancia, poder, paciencia.” Según el método alegórico, es la pura imaginación del intérprete la que determina el significado del texto. La persona le puede dar el significado que quiera.

Pregunta a un dispensacionalista lo que significan esas cinco piedras y él dirá algo como esto: “Las cinco piedras lisas eran exactamente lo que el texto dice que eran. Eran cinco piedras lisas y David utilizó solamente una de ellas con su honda.”

Nota: Al enfatizar el significado literal de un texto no estamos negando que un texto pueda tener varias aplicaciones. Hay un significado, muchas aplicaciones. El maestro diligente de la Biblia tiene que asegurarse de que cualquiera sea la aplicación que haga, ésta esté basada en el sentido llano, normal, literal del texto.

Interpretación Normal

La interpretación literal es la manera normal en la cual interpretamos cualquier troza de literatura. Busca descubrir el sentido obvio y llano del texto. Considere el siguiente artículo de un periódico:

Mujer
Encontrada Viva
Después de 2 Semanas
En las Montañas
Associated Press
Baker City, Ore.- Una mujer de 76 años fue encontrada viva en las montañas el jueves, casi dos semanas después de su desaparición durante una cacería con su marido, dijeron las autoridades.

¿Cómo hemos de entender esto? Lo entendemos literalmente, de acuerdo con el sentido normal de las palabras. Significa lo que dice. La mujer tenía 76 años, no 34. Fue encontrada viva, no muerta. Fue encontrada en las montañas, no en el desierto. Fue encontrada casi dos semanas, no dos años, después de que desapareciera. Había ido de cacería, no de pesca. Su esposo estaba con ella, no su hermano. Las palabras de este artículo se entienden en su sentido normal y natural.

Que este artículo sea cierto o no, es un asunto totalmente distinto. Muchos artículos en los periódicos más tarde resultan no ser fidedignos. No tenemos este problema con la interpretación de la Biblia. Cuando se trata de la Biblia, sabemos que todo lo que leemos es verdadero y fidedigno porque Dios no puede mentir (Tito 1:2), y nuestro Señor Jesús dijo, “Tú Palabra es verdad” (Juan 17:17). Dios quiere decir lo que dice y dice lo que quiere decir. Podemos confiar en Su Palabra y tomarlo por Su Palabra.

Una Regla Útil

El Dr. Cooper, fundador de The Biblical Research Society (Sociedad de Investigación de la Biblia) es conocido por su “Regla de Oro de Interpretación”, que es como sigue:

Cuando el sentido llano de las Escrituras tiene sentido común, no busques otro sentido. Por lo cual, toma cada palabra por su sentido primario, común y usual, a menos que los hechos del contexto inmediato, estudiados a la luz de pasajes relacionados y de verdades fundamentales, indiquen claramente otra cosa.

Una forma abreviada de esta regla es como sigue: Si el sentido llano tiene sentido, no busques otro sentido, para que no termine en un sinsentido.

Los opositores del dispensacionalismo se apartan a veces de esta regla, y aunque no quieran admitirlo, ellos parecen seguir esta regla:

Si el sentido llano no se ajusta a mi sistema teológico, entonces buscaré otro sentido, para que no termine estando de acuerdo con los dispensacionalistas.

Esto es ilustrado por un amilenarista, llamado Floyd E. Hamilton, quien hizo este notable reconocimiento:

“Ahora bien, tenemos que admitir con franqueza que una interpretación literal de las profecías del Antiguo Testamento nos presentan con exactitud un reino terrenal del Mesías, tal como el que presenta el premilenarista [Citado por Charles Ryrie, Las Bases de la Fe Premilenial, (Publicaciones Portavoz, 1984) p.47]

En otras palabras, si una persona realmente interpreta literalmente las profecías bíblicas, será necesariamente un premilenarista, de acuerdo con Hamilton, quien no lo era.

Interpretación Literal Consistente

El dispensacionalismo es reconocido por su interpretación literal consistente. La palabra “consistente” es clave. Los no-dispensacionalistas también interpretan la Biblia literalmente en muchas partes, pero no lo hacen de manera consistente. Ilustraremos esto con los siguientes ejemplos:

Ejemplo # 1 – La Primera y la Segunda Venida de Cristo

Piensa en todas las profecías que se cumplieron literalmente en la primera venida de Cristo. ÉL nacería en Belén (Miqueas 5:2), nacería de una virgen (Isaías 7:14), enmudecería en presencia de Sus ejecutores (Isaías 53:7), los hombres echarían suertes sobre Su ropa (Salmo 22:18), Sus manos y Sus pies serían horadados (Salmo 22:16) y muchas más. Tanto los dispensacionalistas como los no-dispensacionalistas toman estos pasajes textualmente y creen que se cumplieron literalmente en la primera venida de Cristo.

Considere los siguientes versículos que hablan de las dos venidas del Señor:

Zacarías 9:9 se cumplió literalmente en la entrada triunfal. “Alégrate mucho, hija de Sión; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.” ÉL cabalgó a Jerusalén literalmente sobre un asno. La profecía se cumplió como lo confirma Mateo 21:4-5. Tanto los dispensacionalistas como los no-dispensacionalistas están de acuerdo en que esta profecía se cumplió literalmente en la primera venida de nuestro Señor, en el momento de la entrada triunfal.

Zacarías 9:10 habla de un tiempo futuro de paz universal: “Y de Efraín destruiré los carros, y los caballos de Jerusalén, y los arcos de guerra serán quebrados; y hablará paz a las naciones, y su señorío será de mar a mar, y desde el río hasta los fines de la tierra.” Estas palabras, tomadas textualmente, nos enseñan que llegará el día en que los equipos de guerra serán destruidos. Será un tiempo de total desarme. El Príncipe de Paz hablará paz. Tendrá dominio de mar a mar.

El problema es que los no-dispensacionalistas niegan que Zacarías 9:10 se cumpla alguna vez en la tierra. Ellos no creen en una edad del reino como ha sido descrito minuciosamente por todos los profetas. Ellos niegan que el Mesías gobierne algún día esta tierra durante un largo período de paz universal. Muchos son amilenaristas en su teología, creyendo que no habrá un futuro reino en la tierra. Ellos niegan que el Mesías gobernará desde Jerusalén, aunque esta es la clara enseñaza de los profetas (Isaías 2:1-5; Jeremías 23:5-8).

¿Por qué interpretan literalmente Zacarías 9:9 y simbólicamente Zacarías 9:10? ¿Por qué interpretan los no-dispensacionalistas de manera literal los pasajes relativos a la primera venida de Cristo y abandonan totalmente la aproximación literal cuando se trata de los muchos pasajes relativos a la segunda venida de Cristo y Su reino milenial? Esto es inconsistente.

Ejemplo # 2 – El Tabernáculo y el Templo

El Tabernáculo: En Éxodo capítulo 25 y siguientes se describe con mucho detalle una asombrosa tienda, incluso su mobiliario, las cortinas, los pilares, las cuerdas, las estacas, los tableros, las basas, las barras, etc. Se dan las medidas exactas. Dios tenía un plano muy preciso para este tabernáculo. Ningún creyente en la Biblia discutirá el hecho de que este tabernáculo fue erigido tal como está descrito.

El Templo de Salomón: En 1 Reyes capítulo 6 leemos que Dios también tenía un plano para el templo. Están descritos detalladamente sus medidas, los materiales de construcción, su pórtico, sus aposentos, su santuario interior, etc. El templo de Salomón era un edificio literal ubicado en Jerusalén y nadie discutiría esto. Ningún creyente en la Biblia negaría que el templo de Salomón fuera un magnífico edificio que estaba en Jerusalén.

El Templo de Ezequiel—En Ezequiel capítulos 40-48 se describe con asombroso detalle otro templo. Ni siquiera el templo de Salomón fue descrito con tanto detalle. Capítulo tras capítulo están llenos con detalladas descripciones sobre ese asombroso templo y su diseño. Se dan detalladas medidas. Están descritos las cámaras, la techumbre, los pórticos, las puertas, y los atrios. Están detallados el lugar santo y el lugar santísimo. Se describen los sacrificios del templo. Los sacerdotes levitas, incluso los hijos de Sadoc, se vislumbran sirviendo en el templo. Está descrito un asombroso río que fluye desde el santuario. Las descripciones de este templo son tan detalladas que la Reformation Study Bible (La Biblia de Estudio Reformada) [llamada anteriormente New Geneva Study Bible, editada por R.C.Sproul Y otros hombres reformados) tiene un detallado diagrama del templo de Ezequiel:

[El diagrama anterior se encuentra en la New Geneva Study Bible, R.C. Sproul, Editor general, p.1315].

La nota de estudio que se encuentra sobre este diagrama dice esto: “El templo restaurado de Ezequiel no es un plano, sino una visión que resalta la pureza y vitalidad espiritual del lugar ideal de adoración y de los que adorarán allí. No tendrá (el templo de Ezequiel) un cumplimiento físico, terrenal.” En otras palabras, de acuerdo con esta Biblia de Estudio, la visión profética de Ezequiel nunca se cumplirá literalmente. Aunque esta Biblia de Estudio da un diagrama detallado de este templo, los responsables de esta Biblia no creen que un templo como ese sea levantado alguna vez en esta tierra. ¿Por qué entienden que el tabernáculo fue una tienda literal y que el templo de Salomón fue un templo real, sin embargo consideran que el templo de Ezequiel es solo una visión que nunca se cumplirá? Este acercamiento es totalmente inconsistente.

Los dispensacionalistas son consistentes. Ellos creen que en el futuro habrá un templo en Jerusalén que será exactamente como lo describe Ezequiel. Será el templo que estará en la tierra durante el reino milenial del Mesías. [Para un estudio ulterior ver: El Templo Milenial de Ezequiel 40-48 por el Dr. John Whitcomb].

Ejemplo # 3 – Las Plagas

Los creyentes en la Biblia, tanto los dispensacionalistas como los no-dispensacionalistas están de acuerdo en que las plagas que cayeron sobre Egipto sucedieron exactamente como están descritas en la Biblia.

Una de las plagas era la de las ranas y está descrita en Éxodo capítulo 8:

1. Entonces Jehová dijo a Moisés: Entra en la presencia de Faraón y dile: Jehová ha dicho así: Deja ir a mi pueblo, para que me sirva.
2. Y si no lo quisieras dejar ir, he aquí yo castigaré con ranas todos tus territorios.
3. Y el río criará ranas, las cuales subirán y entrarán en tu casa, en la cámara donde duermes, y sobre tu cama, y en las casas de tus siervos, en tu pueblo, en tus hornos y en tus artesas.
4. Y las ranas subirán sobre ti, sobre tu pueblo, y sobre todos tus siervos.
5. Y Jehová dijo a Moisés: Di a Aarón: Extiende tu mano con tu vara sobre los ríos, arroyos y estanques, para que haga subir ranas sobre la tierra de Egipto.

Los dispensacionalistas y los teólogos del pacto o reformados estamos todos de acuerdo. Los egipcios sufrieron la plaga de una gran cantidad de ranas, al punto que estos anfibios invadieron sus dormitorios, sus hornos, etc. ¿Por qué creemos esto todos nosotros? Porque el texto de la Biblia así lo dice. El texto de la Escritura es muy claro y tomamos estas declaraciones literalmente.
El libro del Éxodo no es el único lugar donde se describen en forma gráfica juicios divinos. En el libro de Apocalipsis encontramos tres series de plagas que afectarán no solamente a Egipto, sino al mundo entero. Estas son las plagas de los sellos, las plagas de las trompetas y las plagas de las copas. Estas plagas del tiempo del fin están descritas en forma similar a las plagas que azotaron a los egipcios y que están descritas en Éxodo.

Por ejemplo, la segunda plaga de las trompetas está descrita en Apocalipsis capítulo 8:

8. El segundo ángel tocó la trompeta, y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre.
9. Y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar, y la tercera parte de las naves fue destruida.

Los dispensacionalistas creen que una tercera parte del mar se convertirá en sangre, que una tercera parte de las criaturas del mar morirá y que una tercera parte de las naves será destruida. Creemos esto porque el texto así lo dice. Una lectura normal de este texto lleva a esta conclusión.

Otra plaga, la cuarta plaga de las copas, está descrita en Apocalipsis 16:

8. El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, al cual fue dado quemar a los hombres con fuego.
9. Y los hombres se quemaron con el gran calor, y blasfemaron el nombre de Dios, que tiene poder sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria.

Aquí tenemos una horripilante descripción de calentamiento global. Este calentamiento universal no será causado por el hombre y no será causado por emisiones de carbono. Esta plaga vendrá de la mano de Dios. [Podemos dar gracias que Al Gore no está en control del fin del mundo]. Los dispensacionalistas creen que esta plaga tendrá lugar tal como está descrito, porque tomamos el las Escrituras textualmente. Tomamos a Dios por Su Palabra.

Los no-dispensacionalistas no creen que las plagas descritas en el libro de Apocalipsis se cumplirán literalmente. Pos ejemplo, los preteristas creen y enseñan que estas plagas ya se cumplieron en o alrededor del año 70 D.C. Ellos creen que la gran tribulación ya tuvo lugar. Por cierto, sabemos que estas plagas no se cumplieron literalmente en el año 70 D.C. ni en otro momento de la historia pasada. Sabemos que nunca ha habido un tiempo en que una tercera parte del mar se haya convertido en sangre, que una tercera parte de las criaturas del mar hayan muerto y que una tercera parte de las naves hayan sido destruidas. Puesto que esto nunca ha sucedido, y puesto que Dios no puede mentir, esto significa que tiene que haber un cumplimiento futuro. Los dispensacionalistas creen que estos juicios tendrán lugar en el período venidero de la tribulación, un tiempo que Jesús describió como el peor tiempo de tribulación que el mundo jamás ha conocido (Mateo 24:21).

¿Por qué los no-dispensacionalistas entienden literalmente las plagas de Egipto, como que sucedieron tal como está descrito, y, sin embargo, niegan que las plagas descritas en Apocalipsis se cumplirán literalmente? Esto es totalmente inconsistente.

Ejemplo # 4 – El Cambio en la Naturaleza de los Animales

Los creyentes en la Biblia enseñan por lo general unánimemente que hubo un cambio en la naturaleza de los animales en el comienzo de la historia. Esto se basa en Génesis 1:30: “Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así.” (Génesis 1:30). Originalmente los animales comían plantas, eran vegetarianos. ¿Por qué enseñan esto los dispensacionalistas y los no-dispensacionalistas? Porque el texto lo señala claramente y tomamos la Biblia textualmente. Sabemos que hubo un cambio en la naturaleza de los animales porque hoy en día el mundo animal es muy diferente. Hoy día muchos animales son carnívoros. Algunos animales son omnívoros, comen tanto plantas como carne (como los osos, los zorrillos, los mapaches). Este cambio en la naturaleza de los animales tuvo lugar en el tiempo de la caída o después del diluvio.
La New Geneva Study Bible (Reformation Study Bible- Biblia de Estudio Reformada), editada por R.C. Sproul y otros, tiene esta nota bajo Génesis 1:29—“Originalmente la dieta de los hombres y de los animales (v.30) era vegetariana, una situación que fue alterada después del diluvio.” Este es un ejemplo de no-dispensacionalistas interpretando la Biblia literalmente, porque esto es exactamente lo que dice el texto.

En el evangelio de Marcos leemos de un tiempo en que la naturaleza de los animales fue cambiada temporalmente. El relato de la tentación como está escrito en Marcos, solo tiene dos versículos, pero Marcos nos dice algo que los demás escritores de los evangelios no mencionan: “Y luego el Espíritu le impulsó al desierto. Y estuvo allí en el desierto cuarenta días, y era tentado por Satanás, y estaba con las fieras; y los ángeles le servían” (Marcos 1:12-13). Si otra persona hubiese estado en el desierto con los animales salvajes, probablemente habría sido devorado. Pero cuando el Señor Jesús estuvo allí, los animales no le causaron daño. Cuando Cristo esté presente en la tierra en Su reino, sucederá universalmente una situación similar. Leemos acerca de esto en Isaías 11:

6. Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará.
7. La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja.
8. Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora.
9. No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar.

¿Cuál es el sentido llano y normal de este pasaje? Tal como Génesis 1:30 enseña que antes los animales eran vegetarianos, así Isaías 11:7 enseña que los animales volverán a ser vegetarianos en el reino. Los animales que ahora comen carne, entonces comerán plantas. Este es el sentido llano del texto. Es en este punto donde los no-dispensacionalistas se apartan del sentido llano y literal del texto, simplemente porque su teología no les permite otra cosa. Ellos no creen en un futuro reino terrenal.

La New Geneva Study Bible (Reformation Study Bible- Biblia de Estudio Reformada), editada por R.C. Sproul y otros, tiene esta nota bajo Isaías 11:6-9—“Los animales carnívoros, ahora rehechos con naturalezas que protegen lo que anteriormente devoraban, retratan en efecto la maravillosa paz en la tierra durante la nueva era gobernada por el Mesías. La visión corresponde al amor reconciliador en la iglesia.” Analicemos esta nota. Ellos no creen que Isaías 11:6-9 debe tomarse literalmente. Por el contrario, es meramente una “visión” que representa algo. Y cuando hablan de “la nueva era gobernada por el Mesías”, ellos no se refieren a futuro reino real, porque para ellos el reino está aquí y es ahora. En su opinión, la profecía de Isaías retrata meramente una paz maravillosa y un amor reconciliador que se encuentra presente en esta era de la iglesia. Ellos niegan que esta profecía tenga algo que ver con la verdadera naturaleza de los animales.
Insistir que la profecía de Isaías corresponde al “amor reconciliador en la iglesia” es absurdo. Lo que describe Isaías ciertamente no está sucediendo hoy día. Si vas a un zoológico, no encontrarás a ningún león comiendo paja. Ninguna madre hoy permitiría que su hijo jugara con una mortífera serpiente venenosa. Recordamos a un guardia de zoológico ruso que alardeaba, “en nuestro zoológico en Moscú, el lobo está con el cordero en la misma jaula; eso es algo que ustedes los americanos no tienen”. Pero él no mencionó que cada día un nuevo cordero tenía que ser puesto en la jaula.

Una vez más vemos la inconsistencia en el trato del texto sagrado de los no-dispensacionalistas. ¿Por qué el sentido llano hace buen sentido en Génesis 1 pero no en Isaías 11, especialmente cuando ambos pasajes hablan de la dieta de los animales? ¿Podría ser que Isaías 11, si se interpreta literalmente, no está de acuerdo con su sistema teológico que dice que el reino está aquí y es ahora, y que, en cambio, la enseñanza de Génesis 1:20-30 no amenaza su teología? Esto ilustra el punto de que los teólogos a menudo son inconsistentes cuando se trata del uso de la hermenéutica literal, y que a menudo abandonan el significado normal y natural de las palabras cuando las palabras describen las condiciones del reino. Los dispensacionalistas son conocidos por el uso consistente de la hermenéutica literal. Si el texto de la Biblia contradice mi sistema teológico, ¿debo abandonar el sentido literal del texto y forzarlo a significar otra cosa? Si el texto sagrado contradice mi sistema teológico, ¿no sería mejor abandonar mi sistema teológico?

Ejemplo # 5 – Pesca

Considere Mateo 4:18—“Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban redes en el mar; porque eran pescadores.” Este versículo nos enseña, entre otras cosas, que estos discípulos estaban pescando en el mar de Galilea. ¿Cómo podría alguien leer este texto y negar que estos hombres estuvieran pescando en el mar de Galilea? La Biblia lo dice y nosotros lo creemos. Nadie discutiría esto. Los dispensacionalistas y los no-dispensacionalistas estarían de acuerdo con el sentido llano y obvio del este pasaje. Estos hombres estaban pescando en el Mar de Galilea.

Consideremos otro pasaje en Ezequiel 47: “Y me dijo: Estas aguas salen a la región del oriente, y descenderán al Arabá [la región seca entre Jerusalén y el Mar Muerto], y entrarán en el mar [el Mar Muerto]; y entradas en el mar, recibirán sanidad las aguas. Y toda alma viviente que nadare por dondequiera que entraren estos dos ríos, vivirá; y habrá muchísimos peces por haber entrado allá estas aguas, y recibirán sanidad; y vivirá todo lo que entrare en este río. Y junto a él estarán los pescadores, y desde En-gadi hasta En-eglaim será su tendedero de redes; y por sus especies serán los peces tan numerosos como los peces del Mar Grande” (Ezequiel 47:8-10). Este pasaje también es sobre la pesca. Este pasaje está enseñando que llegará el día en que los hombres pescarán en el Mar Muerto. Hoy día nadie pesca en el Mar Muerto por la sencilla razón de que ningún pez puede sobrevivir en esas aguas. Pero este pasaje dice que las aguas del Mar Muerto serán sanadas y que los hombres echarán sus redes y que pescarán una gran variedad de peces.

Nadie negará que, de acuerdo con Mateo 4:18, los discípulos estaban pescando en el Mar de Galilea, porque la Biblia así lo dice. Pero es difícil que haya un no-dispensacionalista en este mundo que crea que en el futuro los hombres estarán pescando en las aguas de lo que ahora es conocido como el Mar Muerto. ¿Por qué no creen esto? La Biblia enseña esto claramente en Ezequiel 47, pero ellos se niegan a tomar esto literalmente, porque está en conflicto con su sistema teológico. Si ellos niegan un reino literal, también tienen que negar cualquier actividad de pesca durante ese reino. Vemos nuevamente su total inconsistencia. Ellos entienden literalmente Mateo 4:18 y creen que había hombres pescando en el Mar de Galilea. Ellos se niegan a creer literalmente Ezequiel 47:8-10 y niegan los hombres que alguna vez van pescar en el Mar Muerto.

Ezequiel 47 también describe un río asombroso que se originará en la casa del Señor (comparar Joel 3:18) como una corriente poco profunda. Gradualmente la corriente se profundizará y se llenará, hasta pasar por sobre la cabeza de un hombre. Finalmente fluirá hacia el este y se vaciará en el Mar Muerto que, como ya hemos visto, se volverá en agua fresca, abundando de peces (ver Ezequiel 47:1-10). El Mar Muerto será transformado milagrosamente en un mar vivo.

En Zacarías 14:8 leemos que la mitad de este río desembocará en el Mar Muerto y la otra mitad del río desembocará en el Mar Mediterráneo.  Manfred Kober ha provisto la siguiente ilustración de la futura topografía de la Tierra Santa, mostrando a este asombroso río fluyendo hacia los dos grandes mares:

Las descripciones de este río son tan literales, como literales puedan ser. Hay claras referencias geográficas en conexión con este río (Ezequiel 47:8-10). Se dan las medidas exactas de las distancias y de las profundidades (Ezequiel 47:3-5). Los detalles de este río son muy descriptivos y específicos. Fluye al mar (Mar Muerto) y las aguas, que una vez fueron las aguas más saladas de la tierra, se vuelven dulces. Habrá muchas variedades de peces en estas mismas aguas, donde los peces anteriormente no podían vivir. Habrá pescadores en sus riberas y se extenderán las redes. ¿Hemos de rechazar toda esta descripción y espiritualizarla y darle algún otro significado, de acuerdo a nuestra propia fantasía o tomarla textualmente y dar a las palabras su sentido literal, normal y obvio?

Cuando la gente se aparta de la interpretación literal, ellos niegan el sentido llano y dan al texto algún otro sentido, de acuerdo a su propia imaginación. Es casi chistoso leer los comentarios y ver como la gente espiritualiza este río y le da significados antojadizos.

Escribí a Gary DeMar, un autor preterista muy conocido y un crítico del dispensacionalismo. [Su ataque al dispensacionalismo se llama Last Days Madness—Obsession of the Modern Church (Atlanta; American Vision, 1999).] La pregunta que hice es simplemente ésta:

Ezequiel 47 y otros pasajes enseñan que habrá un río que saldrá del templo y que desembocará en el Mar Muerto, con el resultado de que las aguas del Mar Muerto sanarán, de modo que vivirán peces allí y pescadores echarán sus redes (v.1-10). ¿Cuándo se cumplió ésto?

Su respuesta fue larga, pero en esencia era que este pasaje de Ezequiel 47 ya fue cumplido por Jesucristo, quien es nuestro Río de Vida. [Esta respuesta es típica de un preterista: “Se ha cumplido, no es futuro”]. Ahora, ciertamente estaríamos de acuerdo en que Jesucristo es nuestro Río de Vida, y estaríamos todavía muertos en pecados si estuviésemos apartados de ÉL, quien es nuestra Vida, pero, ¿significa esto que las claras afirmaciones acerca del río en Ezequiel 47 (y cómo las aguas del Mar Muerto serán sanadas) nunca tendrán un cumplimiento literal? La pregunta clave es realmente la siguiente: ¿Hará Dios lo que dijo que haría en Ezequiel 47, o no? Decir simplemente que todos los detalles y pormenores de esta profecía fueron cumplidas por Jesucristo no hacen justicia a las explícitas declaraciones de las Escrituras. No honra a Cristo negar el sentido llano, obvio y natural de Su Palabra. Las aguas del Mar Muerto nunca fueron sanadas en la primera venida de Cristo y durante los últimos 2000 años ningún pescador ha extendido allí sus redes. La profecía de Ezequiel nunca se ha cumplido, pero los que toman a Dios por Su Palabra, saben que se cumplirá.

Aquí Gary DeMar es culpable de un acercamiento alegórico. La interpretación alegórica implica buscar significados espirituales ocultos que van más allá del sentido literal del texto sagrado. DeMar ha abandonado el sentido literal del pasaje.

Ejemplo # 6 – Longevidad

En Génesis capítulo 5 leemos sobre hombres que vivieron antes del diluvio, muchos de los cuales vivieron más de 900 años. El versículo 27 nos dice que Matusalén vivió un total de 969 años. Los que toman a Dios por Su Palabra creen que Matusalén vivió todos esos años, porque eso es exactamente lo que dice el texto. Los hombres reformados que creen en la Biblia y los hombres del pacto que creen en la Biblia estarían de acuerdo con los dispensacionalistas en que estos hombres que vivieron antes del diluvio tenían vidas extremadamente largas.

En Isaías 65 leemos sobre un tiempo futuro en que “un niño morirá de 100 años” (v.20). Si hoy una persona tiene 100 años nunca nos referiríamos a ella como un niño. Pero si el largo normal de la vida fuera 1000 años, tendría sentido referirse a alguien que muere de cien años como un niño. En este mismo capítulo leemos esto: “No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos” (Isaías 65:22). Los árboles viven comúnmente por cientos de años. Se dice que un olivo puede a veces vivir hasta dos mil años. Algunos piensan que un olivo joven en el Monte de los Olivos de los tiempos de Cristo aún podría estar vivo. Sea cierto o no, nadie duda de la longevidad de los árboles. Llegará una época en esta tierra en que los hombres vivirán mucho tiempo, comparándose sus años con los años de un árbol.

Los no-dispensacionalistas niegan que algún día los hombres vivan por tanto tiempo en esta tierra a pesar de las claras afirmaciones que se encuentran en Isaías 65. Esto es nuevamente un tema de consistencia. ¿Por qué creen las claras afirmaciones de Génesis capítulo 5 y niegan las claras afirmaciones de Isaías capítulo 65? ¿Por qué creen ellos lo que Dios dijo que ha sucedido, pero niegan lo que Dios dice en la profecía que sucederá algún día?

Los dispensacionalistas creen que la longevidad será la norma en el reino milenial de Cristo.

Ejemplo # 7 – “Días” y “Años”

“Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó” (Éxodo 20:11).
Dios dice que realizó en seis días Su obra de la creación. ¿Quiere ÉL decir realmente lo que dice? ¿Quiere decir “seis días” o quiere decir otra cosa? ¿Podemos tomarlo por Su Palabra?

Antes del comienzo del evolucionismo uniformista, los estudiantes de la Biblia estaban por lo general de acuerdo en que los días de la creación eran seis días literales de 24 horas. Las presiones de teorías científicas no comprobadas no deben obligar a los creyentes en la Biblia a abandonar el sentido natural del lenguaje.

El Dr. Gary North ha sido uno de los líderes del movimiento reconstruccionista postmilenial (el movimiento “teonomia”). [Desde mediados de 1970, la teonomia ha sido usada a menudo en los círculos protestantes para rotular específicamente la perspectiva ética del Reconstruccionismo Cristiano, una perspectiva que reclama ser el fiel avivamiento de la visión histórica protestante de la ley del Antiguo Testamento, tal como ha sido expuesta por muchos Reformadores europeos y por los Puritanos].

En 1987, el Dr. Gary North envió un boletín informativo en el cual reprende a los dispensacionalistas por su omisión en enseñar el creacionismo, especialmente en cuanto a los seis días literales de la creación. [Gary North, Christian Reconstruction, “Christianity and Progress” (Tyler, Texas; Institute for Christian Economics, May/June,1987] Atacó a C. I. Scofield por sostener la teoría del intervalo (o teoría de la brecha), una posición mantenida por muchos de los primeros dispensacionalistas, pero rechazada por casi todos los dispensacionalistas actuales. North hizo la falsa acusación de que ningún seminario dispensacionalista sostiene la posición de una creación reciente y que ningún seminario dispensacionalista sostiene la posición de que los días de la creación fueron días literales de 24 horas. Esta acusación era falsa, evidenciada por el hecho de que el Seminario Teológico Grace ha publicado una declaración escrita sobre esta materia titulada Biblical Creationism, adoptada por la facultad el 6 Julio de 1979. Muchas otras escuelas dispensacionalistas también adoptaron una sólida posición en cuanto a los seis días literales de la creación.

El Dr. North es de alabar por su acercamiento literal al primer capítulo de Génesis y su insistencia en que los seis días de la creación eran seis días literales de 24 horas. El toma Génesis 1 literalmente y entiende los seis días en su sentido normal, natural y obvio. “Días” significa “días”.

“Mañanas y tardes” significa “mañanas y tardes”. “Quinto día” significa “quinto día”. Si el Dr. North siguiera el mismo acercamiento literal que usa para Génesis 1 y aplicara eso a Apocalipsis capítulo 20, entonces sería un dispensacionalista premilenarista y se vería forzado a abandonar su postmilenarismo. En vez de ello, él abandona su hermenéutica literal. Los mil años de Apocalipsis se vuelven simbólicos. El término “mil años” (mencionado seis veces en Apocalipsis 20) no significa realmente mil años.

El Dr. North ha recomendado el libro de David Chilton, The Days of Vengeance—An Exposition of the Book of Revelation (Días de Retribución- Una Exposición del Libro de Apocalipsis), como la obra maestra sobre profecía y North mismo escribió el prefacio. El dice que nadie ha escrito y nadie podrá escribir un mejor comentario sobre Apocalipsis, de modo que es razonable asumir que Gary North está de acuerdo con la posición de Chilton sobre Apocalipsis 20. Lo siguiente es el entendimiento no-literal de Chilton de los mil años: Los mil años representan “un vasto e indefinido período de tiempo…Ya ha durado casi 2000 años y probablemente durará muchos años más. Los mil años han de entenderse como un número simbólico, indicando un largo período….Puede significar millones de años” [David Chilton, The Days of Vengeance—An Exposition of the Book of Revelation (Ft. Worth: Dominion Press, 1987), p.507. El prefacio del Dr. North se encuentra en las p.15-33].

El Dr. North se opone totalmente a la teoría de la evolución, sin embargo trata Apocalipsis 20 de una manera muy similar a como los evolucionistas tratan Génesis 1. Los evolucionistas dicen:
La evolución es realmente imposible, pero si nos dan suficiente tiempo, todas las cosas son posibles. No necesitamos a Dios; sólo necesitamos tiempo. Aunque no podemos ver que la evolución está sucediendo hoy, si nos dan suficiente tiempo, todo puede suceder. [Esto es bellamente ilustrado por una afirmación hecha por el evolucionista Rick Gore en un artículo titulado “The Awsome Worlds Within a Cell” (Mundos Extraordinarios dentro de una Célula) que apareció en el Nacional Geographic de Septiembre 1976. Explicando como se originó la primera célula, Gore dice, “Las probabilidades de que las moléculas precisas estuvieran en el lugar preciso en el momento preciso son prácticamente nulas. Sin embargo, tal como la ciencia lo estima, el tiempo es decisivo en la obra de la naturaleza. En verdad, lo que aparece como imposible en un momento dado, después de innumerables sondeos, llega a ser una certeza”. En otras palabras, los evolucionistas enseñan que “con tiempo, todas las cosas son posibles”]. Por eso no podemos tomar literalmente los días de Génesis 1, porque necesitamos mucho más de seis días. Necesitamos millones y millones de años. Sin todo eso tiempo, nuestra teoría de la evolución está en problemas.

Los Reconstruccionistas hacen eco al pensamiento de los evolucionistas en su acercamiento a Apocalipsis capítulo 20:

Reconstruir la sociedad de acuerdo con la ley de la Biblia parece imposible, pero si tenemos suficiente tiempo, puede ser realizado. Ciertamente, no vemos que está sucediendo hoy. De hecho, parece que la sociedad se está volviendo más y más anárquica. Pero con suficiente tiempo, estos cambios vendrán para mejor. No necesitamos que Cristo venga personalmente a la tierra para cambiar la sociedad. Nosotros podemos hacerlo, pero necesitamos tiempo. Si nos dan suficiente tiempo, todo puede suceder. Por eso no podemos tomar literalmente los mil años de Apocalipsis 20, porque necesitamos mucho más tiempo que eso. Necesitamos miles y miles de años, quizás aun UN MILLÓN DE AÑOS para vencer y tomar dominio sobre la tierra. Pero tengamos paciencia. Esto sucederá. Pero sin todo ese tiempo, nuestra teoría reconstruccionista/ postmilenarista estaría en gran apuro.

Podemos estar agradecidos por un gran Dios Creador que pudo hacer los cielos y la tierra en seis días literales. Y podemos estar agradecidos por un gran Rey que viene, el Señor Jesucristo, que puede cambiar repentinamente y con poder la sociedad cuando inaugure Su reino prometido (Daniel 2:44). ÉL no depende de los débiles esfuerzos del hombre para mejorar la sociedad. Todo lo que el hombre puede hacer es corromper más y más la sociedad, tal como era en los días de Noé.

Nuevamente tenemos el problema de la inconsistencia. Gary North entiende literalmente, en su sentido normal, los días de Génesis 1. El entiende los años de Apocalipsis de manera no-literal, de manera simbólica. Entender los días de Génesis 1 como días literales se ajusta a su teología; pero entender el milenio de Apocalipsis 20 como un milenio literal de 1000 años contradice su teología. ¿Debería el texto de la Biblia determinar nuestra teología o debe nuestra teología determinar cómo entendemos el texto?

Ejemplo # 8 – El Alcance de la Expiación

El pasaje familiar de Romanos 3:23 dice, “Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.” Los que pertenecen al grupo Reformado, que son acérrimos calvinistas, dicen, “En Romanos 3:23 la palabra “todos” se refiere a todos los hombres sin excepción.” ¿Por qué dicen esto? Porque armoniza con su teología. Ellos creen en la total depravación del hombre, por lo cual creen que todos los hombres, sin excepción, son pecadores y totalmente depravados. En este punto su teología es correcta.

Pero en otros pasajes, los hombres reformados entienden el término “todos” de manera muy diferente:

“Mas Jehová cargó en ÉL el pecado de todos nosotros” (Isaías 53:6).
“El cual se dio a sí mismo en rescate por todos” (1 Timoteo 2:6).

Ahora se nos dice que el término “todos” no puede referirse a todos los hombres sin excepción, porque su teología los obliga a limitar el término “todos” a los elegidos. Ellos creen que Cristo murió solamente por los elegidos.

En Isaías 53:6 el término “todos” ocurre dos veces: “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en Él el pecado de todos nosotros.” Los hombres Reformados no tienen problema en entender que todos los hombres, sin excepción, se han descarriado, porque armoniza con su teología de la depravación. Pero tienen problema de decir que el SEÑOR cargó en Cristo la iniquidad de todos los hombres, sin excepción, porque eso estaría en conflicto con su teología de la expiación limitada. Su interpretación de las Escrituras depende de su teología.

En Romanos 3:19 la Palabra de Dios dice esto: “Pero sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se cierre y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios.” Los Reformados entienden que “todo el mundo” se refiere a todos los hombres sin excepción. Su doctrina de la total depravación está en armonía con la verdad de que todos los hombres, sin excepción, son culpables ante un Dios santo. Obviamente, estamos de acuerdo con esto.

En 1 Juan 2:2 se usa el término “todo el mundo”: “Y ÉL es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo” (1 Juan 2:2). Los hombres reformados nos dicen que en este pasaje “todo el mundo” no se refiere a todos los hombres sin excepción, sino a todos los hombres sin distinción. Es decir, Cristo no murió solamente por los judíos elegidos, sino también por los gentiles elegidos. Su teología de la expiación limitada determina cómo entienden el texto.

Los claros enunciados de las Escrituras deberían determinar mi teología y no al revés. Si los claros enunciados de las Escrituras están en constante conflicto con mi teología, entonces quizás debería rectificar mi teología. Los hombres reformados tienen la poco envidiable tarea de explicar constantemente que “todos” realmente no significa “todos” y que “todo el mundo” realmente no significa “todo el mundo” y que “todo hombre” no significa realmente “todo hombre”, etc.

El lenguaje de la Biblia no puede ser más claro:

ÉL murió por. . .
el mundo (Juan 3:16; 6:33, 51)
todo el mundo (1 Juan 2:2)
todos (1 Timoteo 2:6)
todos nosotros (Isaías 53:6)
todos los hombres (Romanos 5:18)
por todos (Hebreos 2:9)
por los que niegan a Cristo (2 Pedro 2:1)

¿Quiere Dios realmente decir lo que dice? ¿Podemos tomarlo por Su Palabra? ¿O permitiremos que nuestra teología nos obligue a cambiar el significado de las palabras que, en sí mismas, son muy claras?

Sir Robert Anderson, en el prefacio de su libro Forgotten Truths (Verdades Olvidadas) ha escrito lo siguiente:

Durante los primeros años de mi vida cristiana yo estaba muy confundido y afligido por la suposición de que las simples y llanas palabras de Escrituras tales como Juan 3:16; 1 Juan 2:2; 1 Timoteo 2:6 no eran ciertas, salvo en un sentido misterioso que sólo era entendido por los iniciados. Porque, se me había dicho, la predominante verdad de la soberanía divina en la elección, impedía tomarlas literalmente. Pero hace medio siglo, un amigo de esos días –el finado Dr. Horatius Bonar—me libró de este extrañamente prevaleciente error. El me enseñó que hay verdades que pueden parecernos irreconciliables solo porque nuestras mentes finitas no pueden entender al Infinito: y que nunca debemos permitir que nuestra pobre comprensión de los eternos consejos de Dios impidan la incuestionable fe en las palabras de las Sagradas Escrituras”. [Del prefacio del libro de Anderson ‘Forgotten Truths’ (Grand Rapids Kregel Publications, 1980), preface].

Richard Baxter (1615-1691) era un hombre piadoso y es muy estimado entre los hombres reformados. Escribió lo siguiente en cuanto a esta materia:

Cuando Dios nos dice, con toda la sencillez posible, que Cristo murió por todos y que gustó la muerte por todo hombre, los hombres lo negarán y, con ese fin, torcerán el sentido llano de las palabras, simplemente porque no pueden ver cómo esto puede reconciliarse con Cristo condenando a hombres y con Su especial amor hacia Sus elegidos. No es difícil ver la justa y equilibrada coherencia. Pero, ¿y si tu no puedes ver cómo concuerdan dos verdades del Evangelio? ¿Negarás entonces una de ellas, cuando ambas son evidentes? ¿No es un gran orgullo preferir tu propio entendimiento antes de la sabiduría del Espíritu de Dios, que ha inspirado las Escrituras? ¿No debería un hombre humilde decir más bien, sin duda que ambas son verdad, aunque yo no pueda reconciliarlas? De modo que otros negarán estas llanas verdades, porque ellos piensan que todos por quienes Cristo murió están ciertamente justificados y salvados; porque por quienquiera que Él muriera y satisficiera la justicia, Él les proveería de fe para creer en Él; Dios no podría castigar justamente a aquellos por quienes Cristo dio satisfacción, etc. Pero, ¿expresan las Escrituras todas o algunas de estas opiniones con la sencillez con la dice que Cristo murió por todos y por cada hombre? ¿Dice claramente en alguna parte que Él no murió por todos? ¿Dice que hace excepción de un hombre, y que Cristo no murió por él? ¿Dice en alguna parte que ÉL murió solamente por Sus ovejas o por Sus elegidos y que excluye a los no elegidos? No hay tal palabra en toda la Biblia; ¿no deberían estar las verdades ciertas y los textos claros por sobre los puntos inciertos y los textos oscuros? (Richard Baxter, Universal Redemption of Mankind, p.282-283).
Richard Baxter aplica luego hábilmente estos principios al caso en cuestión:

Quisiera preguntar a cualquiera, ¿creerías que Cristo murió por todos los hombres si las Escrituras lo dicen claramente? Si lo hicieras, dime, ¿qué palabras encontrarías o desearías encontrar que fueran más claras que las que son usadas aquí? ¿No es suficiente que Cristo es llamado el Salvador del Mundo? Dirás, ¿pero lo es de todo el mundo? Sí, dice que ÉL es la propiciación por los pecados de todo el mundo. Dirás, ¿pero no es para todos los hombres del mundo? Si, dice que Él murió por todos los hombres, como también por todo el Mundo. Pero dirás, ¿no dice que para cada hombre? Sí, lo dice, Él gustó la muerte por cada hombre. Pero, podrás decir, eso significa por todos los elegidos, si dijera eso de todos los no-elegidos, yo lo creería. Sí, lo dice así de quienes negaron al Señor que los compró, y que traerán sobre sí mismos destrucción repentina. Sin embargo, todo esto parece ser nada para el hombre prejuiciado. [Richard Baxter, Universal Redemption of Mankind, p.286-287. Los versículos aludidos en esta cita son Juan 4:42; 1 Juan 2:2; 1 Timoteo 2:4-6; Hebreos 2:9; 2 Pedro 2:1]

Conocí a un hombre que no estaba comprometido con la creencia que Cristo murió por todos los hombres y que, sin embargo, hizo esta notable concesión: “Si Cristo murió por todos los hombres, no sé cómo la Biblia podría decirlo aún más claramente”. ¡Cuán cierto! Este mismo hombre, más adelante, adoptó la doctrina de la expiación ilimitada porque no podía negar las claras y llanas afirmaciones de las Escrituras.

Ejemplo # 9 – Elección

Los teólogos reformados sostienen con firmeza la doctrina de la elección soberana de Dios. Muchos hombres reformados también han adoptado la teología del reemplazo, la teoría de que la Iglesia ha reemplazado permanentemente a Israel como el instrumente por medio del cual Dios obra y que el Israel natural no tiene futuro en los planes y propósitos de Dios.
Nuevamente tenemos que considerar el asunto de la consistencia. ¿Cómo pueden sostener, con tanta fuerza, los hombres reformados la doctrina de la elección incondicional y sostener tan débilmente la elección incondicional de Israel? “Así que en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de los padres” (Romanos 11:28). Si alguien debiera venir en defensa de la nación de Israel, deberían ser los hombres reformados. ¿Por qué toman los hombres reformados muy en serio y muy literalmente las promesas que Dios ha hecho a Sus santos elegidos por una parte, y por otra parte, espiritualizan o ignoran las promesas que Dios ha hecho a Su nación elegida? Esto no es consistente.

Jeremías 31:35-37

35: Así ha dicho Jehová, que da el sol para luz del día, las leyes de la luna y de las estrellas para luz de la noche, que parte el mar, y braman sus ondas; Jehová de los ejércitos es su nombre:
36: Si faltaren estas leyes delante de mí, dice Jehová, también la descendencia de Israel faltará para no ser nación delante de mí eternamente.
37: Así ha dicho Jehová: Si los cielos arriba se pueden medir, y explorarse abajo los fundamentos de la tierra, también yo desecharé toda la descendencia de Israel por todo lo que hicieron, dice Jehová.

Los hombres reformados también sostienen firmemente la doctrina de la seguridad eterna del creyente. Dios nunca echará a quien ha venido verdaderamente a ÉL (Juan 6.37). Pero muchos de estos mismos hombres reformados no ven seguridad para la nación de Israel y creen que Dios ha desechado la descendencia de Israel por todo lo que han hecho. ¿Cómo pueden sostener la seguridad de uno y no la seguridad de otro? Pablo era consistente: “Digo, pues: ¿Ha desechado Dios a Su pueblo? En ninguna manera” (Romanos 11:1).

Ejemplo # 10 – Los Textos Referentes al Tiempo de los Preteristas

El preterismo es una variante de la escatología cristiana que sostiene que algunas o todas las profecías bíblicas concernientes a los Últimos Días (o Tiempos del Fin) se refieren a eventos que en realidad sucedieron en el primer siglo después del nacimiento de Cristo. El término preterismo viene del latín praeter, que significa “pasado”. Los partidarios del preterismo son conocidos como preteristas. Los preteristas creen que la Segunda venida de Cristo tuvo lugar en el año 70 D.C. y también creen que la “gran tribulación” (Mateo 24:21) tuvo lugar en o alrededor del año 70 D.C.

Textos de los Preteristas Referentes al Tiempo

De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que hayan visto al Hijo del Hombre viniendo en Su reino (Mateo 16:28).
De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca (Mateo 24:34).
Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo, que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo (Mateo 26:64).
No acabaréis de recorrer todas las ciudades de Israel, antes que venga el Hijo del Hombre (Mateo 10:23).
No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca (Apocalipsis 22:10).
(Él) ha enviado Su ángel, para mostrar a Sus siervos las cosas que deben suceder pronto (Apocalipsis 22:6-7).

Los pasajes mencionados son los textos favoritos que usan los preteristas para probar que la venida de Cristo tuvo lugar en el año 70 D.C.

¿En qué sentido son inconsistentes los preteristas cuando se trata de la interpretación literal? los preteristas tienen seis “textos tiempo” (ver arriba) que aseguran interpretar muy literalmente. Basados en esos seis textos, neutralizan el peso literal de cientos y cientos de profecías relacionadas con el período venidero de tribulación, la segunda venida de Cristo y el futuro reino milenial. Interpretan todas esas cientos de profecías de manera no literal. Cualquier sistema teológico que toma seis versículos de la Biblia y los usa para evitar y rechazar el sentido llano, normal y literal de cientos de enunciados escriturales debería ser altamente sospechoso.
El dispensacionalista busca entender todas las afirmaciones de Dios de acuerdo con su sentido natural, normal, llano y literal, incluso los seis “textos tiempo” preteristas citados arriba.

Si cientos de profecías no se cumplirán exactamente como los describe la Biblia, ¿qué significa ésto? Las implicaciones son desconcertantes. Significaría que Dios nos ha engañado y que Dios no quiere decir realmente lo que dice. Si las predicciones de Dios no suceden, eso haría a Dios un falso profeta. ¡Dios no lo permita! El Dios que conoce el fin desde el principio nunca ha hecho una predicción falsa o engañosa. Podemos confiar plenamente en todas las predicciones de Dios.

CONCLUSIÓN

Una Advertencia para los Dispensacionalistas

Como creyentes en la Biblia y como dispensacionalistas, debemos examinar nuestros corazones para ver si realmente tomamos la palabra de Dios literalmente y si realmente tomamos en serio la Palabra de Dios. Considere lo siguiente:

“Sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos porque yo soy santo” (1 Pedro 1:15-16).
“¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios” (1 Corintios 6:19-20).
“¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?” (Romanos 6:1-2).
“Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios” (Colosenses 3:1-3).

La verdadera prueba si acaso realmente interpretas la Biblia literalmente y tomas a Dios por Su Palabra es tu manera de vivir. La verdadera prueba no está en si puedes trazar el diagrama dispensacional, o si puedes describir en detalle la secuencia de los eventos proféticos o si puedes explicar cómo serán las condiciones durante el reinado milenial de Cristo. Todas estas cosas tienen su lugar para entender y enseñar la Palabra de Dios, pero la prueba real es esta: Si realmente está consistentemente a Dios por Su Palabra y si realmente eres serio sobre lo que Dios ha dicho, entonces tu vida debe demostrarlo.

Ha habido tristes y trágicos relatos de dispensacionalistas cuyas vidas han sido arruinadas y destruidas por el pecado: por adulterio y otros pecados sexuales, por infidelidad a Cristo, por manejar asuntos de dinero de manera turbia, por apartarse del Dios vivo. por otra parte, ha habido muchos no-dispensacionalistas que han sido conocidos por su vida piadosa, por su santidad personal y su caminar semejante a Cristo. ¿Por qué es así? Porque estos no dispensacionalistas han tomado muy en serio y muy literalmente ciertos pasajes de las Escrituras. Ellos han tomado a Dios por Su Palabra, actuaron por Sus mandatos, creyeron Sus promesas y se gloriaron en un Salvador fiel e hicieron estas cosas CONSISTENTEMENTE.

Si eres un fiel intérprete de la Palabra de Dios, tu vida lo demostrará.

“Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son Suyos; y, Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo” (2 Timoteo 2:19).