Prefacio

Compártelo en tu Red Social

EL RASTRO DE LA SANGRE

Por J.M. Carroll


Es un especial privilegio para mí escribir el prefacio a esta edición española de El Rastro de la Sangre. Este libro ha sido para mí un gran bendición. Yo he distribuido muchos miles de ejemplares en inglés.

El mundo tiene una gran deuda con los Bautistas; una deuda que nunca podrá pagar. Los Bautistas siempre han sido los campeones de la libertad religiosa y política. El precio que los Bautistas han pagado durante muchos años, desde el tiempo en que Jesucristo instituyó la prmera Iglesia Bautistas en Jerusalén hasta hoy, no puede ser contado con los términos de este mundo.

Fueron sacados de sus casas, vendidos en los mercados de esclavos, ahogados en los ríos, hervidos en aceite, quemados vivos en estacas, perseguidos sin tregua… pero los bautistas han permanecido leales y fieles al Evangelio de nuestro Señor Jesucristo. A pesar de la persecución de los de afuera, y de los enemigos satánicos, infiltrados adentro por el mismo Satanás, la vasta mayoría de los Bautistas permanecen fieles en la posición histórica de los Bautistas: “La Biblia habla con autoridad final a los Bautistas”.

Al publicar este libro, la Iglesia Bautista Central de Little Rock, Arkansas, Estados Unidos de América, ora para que Dios bendiga a los lectores de este libro, y que de la lectura de este libro, los creyentes hallen fuerza y valor en estos postreros días, para vivir para Jesús. No hay mejor libro, que pueda ser puesto en las manos de los nuevos cristianos, que la Biblia. La Iglesia Bautista Central espera que este libro será el primero, de muchos libros similares que salen de nuestra casa de publicaciones.

M. L. Moser, Jr., Pastor.

Índice                                                                                                                                                       Introducción