Peligro 1

Compártelo en tu Red Social

GE DIGITAL CAMERA

Calvino enseñando Doctrina

El Peligro de Enseñar que Cristo Murió sólo por los Elegidos

Esto se conoce comúnmente como la creencia en una “expiación limitada” (algunos hombres Reformados prefieren llamarla “expiación determinada”), y en teología se le llama “supralapsarianismo”. Es la enseñanza de que Cristo murió en la cruz y pagó la pena solamente por los pecados de los elegidos. Él no murió por aquellos que finalmente terminarán en el lago de fuego. Muchas veces se formula como sigue: “Cristo murió por todos los hombres sin distinción, pero Él no murió por todos los hombres sin excepción”. Este es un sutil juego de semántica que les posibilita decir que Él murió por todos, sin querer decir realmente que Él murió por todos. Lo que ellos quieren decir en realidad es que Cristo murió por toda clase de gente y por gente de toda condición, pero que Él no murió por cada individuo en particular. Es decir, Él murió por judíos y gentiles, ricos y pobres, esclavos y libres, hombres y mujeres, etc., pero dan a entender que Él murió solo por los judíos y gentiles elegidos, sólo por los ricos y pobres elegidos, etc.

Pero la Biblia nos enseña otra cosa muy distinta. El Dr. Paul Reiter ha resumido en forma clara y simple la enseñanza de las Escrituras sobre esta materia, cuando respondió a la pregunta, “¿Por quién murió Cristo?”:

Jesús murió…

  1. Por todos (1 Ti.2:6; Isaías 53:6)
  2. Por cada hombre (He.2:9)
  3. Por el mundo (Juan 3:16)
  4. Por los pecados de todo el mundo (1 Juan 2:2)
  5. Por los impíos (Rom.5:6)
  6. Por falsos maestros (2 Pedro 2:1)
  7. Por muchos (Mateo 20:28)
  8. Por Israel (Juan 11:50-51)
  9. Por la Iglesia (Efesios 5:25)
  10. Por “mí” (Gálatas 2:20).

Según esta lista anterior, es evidente que el hipercalvinista tiene que ignorar el lenguaje claro y el sentido obvio de muchos pasajes y que tiene que forzar las Escrituras y adaptarlas a su modelo teológico. La expiación limitada puede parecer lógica y razonable, pero la verdadera pregunta acerca de ella es ésta: “¿Es doctrina bíblica? ¿Qué dicen las Escrituras?” (Rom. 4:3). Con una fe sencilla, como la de un niño, debemos dejar que la Biblia diga simplemente lo que dice.

Los que promueven el calvinismo están equivocados; ellos tratan de decirnos que el término “mundo” realmente no significa “mundo”, y que el adjetivo “todos” realmente no significa “todos”, y que la frase “todo hombre”, realmente no significa “todo hombre”, y que “todo el mundo” realmente no significa “todo el mundo”. Ellos dicen que versículos tan sencillos como Juan 3:16 e Isaías 53:6 no deben entenderse como los entendería un niño, sino como los entendería un teólogo. Es decir, debemos reinterpretar esos versículos a la luz de nuestro sistema teológico, y no a la luz del sentido llano del lenguaje bíblico.

La verdadera doctrina de la expiación podría expresarse como sigue:

Las Escrituras enseñan que el sacrificio del Cordero de Dios involucró el pecado del mundo (Juan 1:29) y que la obra de redención del Salvador (1 Ti.2:6; 2 Pedro 2:1), de reconciliación (2 Co.5:19) y de propiciación (1 Juan 2:2), fue por todos los hombres (1 Ti. 4:10), pero que la obra de la cruz de Cristo es eficaz y válida y aplicable solamente para quienes creen (1 Ti.4:10; Juan 3:16). Podríamos decirlo de una manera aún más sencilla: “La muerte de Cristo fue SUFICIENTE PARA TODOS pero es EFICIENTE solo para quienes creen”. La obra de la cruz de Cristo no es limitada, pero la aplicación de esa obra por la operación del Espíritu Santo está limitada sólo para los creyentes.

El calvinista extremo dice que la cruz fue designada sólo para los elegidos y que no tenía propósito para los “no elegidos” (los incrédulos persistentes). Sin embargo, la muerte del Hijo de Dios tenía una intención y un propósito divino para ambos grupos. Para los elegidos, la intención de Dios era salvación de acuerdo con Su propósito y gracia en Cristo Jesús desde antes de la fundación del mundo (2ª Ti. 1:9; 2ª Ts. 2:13). Para los incrédulos, el propósito y la intención es dejar al incrédulo sin excusa ante Dios. Los hombres son condenados porque han rechazado la Persona y la obra de Jesucristo, y porque rechazaron el único remedio de Dios para el pecado (Juan 3:18; 5:40). Los incrédulos nunca podrán decir que no se hizo provisión para su salvación, y que no les fue ofrecida. Jamás podrán estar ante Dios y decir: “La razón por la cual no soy salvo es porque Cristo no murió por mí”. ¡No! La razón por la cual no son salvos es porque rechazaron voluntariamente a Aquel que murió por ellos y que es el Salvador de todos los hombres (1ª Ti. 4:10). Están sin excusa; no hay excusa alguna delante de Dios; son responsables de su rechazo.

Esto no es un asunto meramente académico, sino que es extremadamente práctico. Afecta el corazón mismo del Evangelio y su presentación. El Evangelio que predicaba Pablo a la gente de Corinto, quienes no eran salvos, era este: “Cristo murió por nuestros pecados” (1ª Co. 15:3). ¿Tenemos realmente un Evangelio de buenas nuevas para todos los hombres (cf. Lucas 2:10-11)? Al predicar el Evangelio, ¿qué podemos decir a una persona no salva? ¿Podemos decir, “mi amigo, el Señor Jesucristo murió por ti? ¿Él pagó el castigo por tus pecados? ¿Él murió como tu Sustituto”?

Un escritor reformado dijo esto:

Pero los consejeros, como cristianos, están obligados a presentar las demandas de Cristo. Tienen que presentar las buenas nuevas que Cristo Jesús murió en la cruz en lugar de los Suyos, que Él llevó la culpa y sufrió la pena por sus pecados. Él murió para que todos los que el Padre le dio vengan a Él y tengan vida eterna. Como un cristiano reformado, el escritor cree que los consejeros no pueden decir a un aconsejado no salvo que Cristo murió por él, PORQUE ELLOS NO PUEDEN DECIR ESO. Nadie sabe, excepto Cristo Mismo, quienes son Sus elegidos por quienes Él murió (énfasis añadido). [Jay Adams, Capacitado para Orientar).

Pero como ha dicho C.H. Mackintosh: “Un discípulo de la alta escuela de doctrina (calvinismo extremo) no oirá un Evangelio mundial, un Evangelio del amor de Dios por el mundo, de buenas noticias para toda criatura bajo el cielo. El calvinista tiene un solo mensaje para los elegidos”.

¿Cómo podemos ofrecer sinceramente a los hombres algo que no ha sido provisto para ellos? ¿Cómo podemos ofrecerles un don gratuito, si el don no ha sido adquirido para ellos? ¿Cómo podemos instarles a beber de la fuente de vida, si el agua no ha sido provista para ellos? ¿Cómo podemos decirles que sean salvos, si el Señor Jesucristo no ha provisto para su salvación? ¿Cómo podemos decirla a una persona, “Toma la medicina y serás sanado” si no hay medicina para tomar y no hay sanidad provista? W. Lindsay Alexander explica:

“Sobre este supuesto (el de una expiación limitada), las invitaciones y promesas generales del evangelio no tienen una base adecuada, y parecen ser una mera burla, en breve, una oferta de algo que no ha sido provisto”. [W. Lindsay  Alexander, Un Sistema de Teología Bíblica].

Si el predicador Reformado fuera realmente honesto en cuanto a esto, el debería predicar su “evangelio” dentro de estas líneas:

  1. “Quizás Cristo murió por ti”.
  2. “Quizás Dios te amó tanto”.
  3. “Cristo derramó Su sangre por ti, posiblemente”.
  4. “La salvación ha sido provista para ti, tal vez”.
  5. “Posiblemente Dios encomienda Su amor hacia ti”.
  6. “Esperamos que Él sea la propiciación por tus pecados”.
  7. “Es posible que Cristo muriera como tu Sustituto”.
  8. “Tal vez te traiga buenas noticias”.
  9. “Es posible que Cristo muriera por ti. Si llegas a ser salvo, sabremos que Él murió por ti, pero si continúas rechazándole, entonces Él no murió por ti”.
  10. “Cristo murió por ti solamente si tú crees que Él murió por ti (demostrando que eres un escogido), pero si no crees esto y continúas en tu incredulidad hasta el día de tu muerte, entonces Cristo no murió por ti”.

Los que sostienen una expiación limitada o determinada no presentan el Evangelio de esta manera, pero ¿una presentación así, no sería consistente con su teología? ¿No sería esta una manera correcta y prudente y sincera de compartir su evangelio? Un calvinista extremo debe ser muy cuidadoso de cómo presenta la obra de la cruz de Cristo a una persona no salva, porque nunca puede estar realmente seguro si Cristo proveyó salvación para esa persona. Como ha dicho Robert Lightner:

“Creer en una expiación limitada significa que las buenas nuevas de la gracia salvadora de Dios en Cristo no puede ser personalizada. Los que sostienen tal posición no pueden decirle a una persona a la que están testificando que Cristo murió por ella porque esa persona puede, de hecho, ser alguien por quien Cristo no murió”. [Esta cita es de un artículo de Robert Lightner del libro, Walwoord: A Tribute, p.166].

John Bunyan hizo la siguiente observación:

“La oferta del Evangelio no puede, con el permiso de Dios, ser ofrecido más allá de la muerte de Cristo, porque si es quitada, no hay en realidad Evangelio ni gracia” (Bunyan’s Works). En otras palabras, ¿cómo puedes ofrecer a alguien el Evangelio si no sabes si acaso Cristo murió por esa persona? ¿Cómo podemos ofrecer a un pecador algo que no ha sido provisto? Como dijo Lightner: “Ningún axioma parece más cierto que si una salvación es ofrecida, eso implica que la salvación ha sido provista”. [Robert Lightner, The Death Christ Died, p.114).

Boettner dice: “Redención universal significa salvación universal” (citado por Lightner, The Death Christ Died, p.96). El Calvinismo extremo sostiene que Cristo tiene que salvar a todos por quienes Él murió. Ellos razonan así: “si Cristo murió por todos, entonces todos tiene que ser salvos”. Pensemos en la lógica de tal razonamiento. Esto sería como decir, “si la medicina está al alcance de todos, entonces todos tienen que ser sanados”. Obviamente que esto es falso. La medicina, aunque esté disponible, no hará ningún, bien a menos que sea tomada. “Hay más que suficiente agua fresca para toda persona sedienta en el pueblo”. ¿Significa esto que toda persona en el pueblo tendrá su sed aplacada? No, sino solo si cada persona bebe. Tenemos que hacer una diferencia entre la redención realizada y la redención aplicada.