Dispensaciones

Compártelo en tu Red Social

El Plan Eterno de los Siglos

La importancia del Dispensacionalismo en el estudio de las Escrituras es fundamental, si realmente queremos comprender las Escrituras. El Dispensacionalismo es una doctrina surgida del estudio gramatical, literal e histórico de la Biblia, en una convicción de que la Biblia es verbal y plenariamente inspirada, es decir, que la Biblia es perfecta, sin errores, completa y 100% verídica.

Definiendo el dispensacionalismo

Existen muchas formas teológicas para definir el dispensacionalismo, desde las peyorativas hasta las elocuentes. Muchos consideran las dispensaciones como un método de estudio, sin embargo, al ser enseñado, propagado y defendido, es una “doctrina”. Por eso es importante aclarar que el dispensacionalismo es una doctrina defendida y transmitida por la iglesia del Señor, y que nosotros los bautistas linderistas defendemos abiertamente.

Una dispensación es un período de tiempo variable, durante el cual Dios trata con el ser humano de una forma particular, especialmente con relación al pecado y a la responsabilidad humana. En palabras de Scofield: “Una dispensación, en el sentido teológico que recibe aquí este término, es un período durante el cual el hombre es puesto a prueba con referencia a cierta revelación específica de la voluntad de Dios” (Nota a Génesis 1:27). La palabra “dispensación” viene del griego aion, que significa “administración” o “mayordomía”. Entonces, el dispensacionalismo es la doctrina de las Administraciones o Mayordomía Divina.

Nosotros consideramos que el Dispensacionalismo es el Plan Eterno de los Siglos, por medio del cual Dios ha demostrado Su poder, providencia y Soberanía absolutas.

Justificación del Dispensacionalismo

El dispensacionalismo es una doctrina bíblica reconocida desde muchos siglos atrás. Aunque su mayor promotor fue Cyrus Ingerson Scofield, fundador de CAM International, la historia traza el dispensacionalismo desde épocas tan remotas como el segundo siglo de nuestra era, haciendo del dispensacionalismo una enseñanza histórica. Sin embargo, los enemigos del dispensacionalismo omiten las referencias y las múltiples afirmaciones de la existencia de la doctrina desde los albores del cristianismo.

Pero no es la historia la que nos da la fuerza y realidad de una doctrina, sino el contenido claro y preciso de las Escrituras. Si la Escritura revela por lo menos una dispensación, el dispensacionalismo es cierto y verdadero. El número de dispensaciones puede variar, pero el principio es inevitablemente verdadero. Los teólogos antidispensacionales, como Berkhof y Garret, no tienen opción cuando tienen que llamar al AT “antigua dispensación” y al NT “nueva dispensación”, porque es obvia la diferencia. No podemos ignorar que en las Escrituras existen diferencias claramente marcadas entre los períodos de Dios.