Primer Par de Parábolas

Compártelo en tu Red Social

Capítulo 2

El Primer Par de Parábolas

Las Parábolas Segunda y Séptima, o el Primer Par de Parábolas, que son: El Trigo y la Cizaña, y La Parábola de la Red, y que las podemos leer en Mateo 13, v. 24-30; 36-43, y 47-50. El tema de estas dos parábolas, las cuales enseñan la misma verdad, pero que difieren un poco en su aspecto, es este: El carácter mezclado dentro del pueblo del Reino de los Cielos, y su futura separación de forma definitiva de las dos clases mezcladas. Estas parábolas nos responden a la pregunta: “¿Por qué en la iglesia de Dios, el Cuerpo de Cristo local, existen salvos y algunos que no lo son?

La iglesia de Dios se ve en dos esferas por la Biblia:

  1. Una forma específica y local, la cual se puede ver única y exclusivamente dentro de la iglesia local, lo que incluye una realidad de diferentes tipos de miembros, que se dividen en:
    1. Salvos, que están divididos en dos clases:
      • Creyentes espirituales.
      • Creyentes carnales.
    2. Falsos hermanos, que son imperceptibles al ojo humano, pero que son claramente conocidos por el Sembrador, pero no por los ángeles1.
  2. Una forma definitiva y final, la cual está siendo edificada por Cristo en esta dispensación, que incluye a todos los santos desde que Cristo fundó la iglesia con los Apóstoles (Mt. 10:1-4; Mr. 3:13-19; Lc. 6:12-16). Esto significa que:
    1. El término iglesia se usa de forma general muy pocas veces, refiriéndose al total de todas las iglesias reunidas en los cielos.
    2. La iglesia está en el proceso de edificación, y todavía no está “edificada”, terminada (cfr. Mt. 1:18), sino que está siendo edificada.
    3. La iglesia comenzó a edificarse con los Apóstoles (Ef. 2:20-22) y actualmente aún sigue en su edificación hasta que Cristo venga.
    4. La iglesia fue “dinamizada” o “investida de poder” cuando el Espíritu Santo vino sobre los 120 en el Aposento, y produjo una membresía de más de 3,000 personas (Hch. 1:8; 2:1, 41)2.
    5. La iglesia siempre será local, y el cuerpo de Cristo es local (1ª Cor. 12:27), no parte de una cúpula de iglesias, porque ninguna iglesia local debe interferir con otra iglesia local.

Una Aclaración:

La iglesia está claramente constituida por Dios, teniendo el siguiente orden:

  1. La iglesia es “local” y nunca mística o espiritual, en el sentido de estar omnipresente. Por eso no es correcto llamarle “universal”, porque la iglesia final no será mística, sino que será la “reunión de todos los santos de toda la edad de la iglesia, desde el Mesías hasta el Rapto de la Iglesia”, porque todos seremos reunidos resucitados, completos en Él.
  2. La “Asamblea” es la autoridad final, es decir, la reunión total de todos los santos (Hch. 6:3).
  3. El pastor es la autoridad subsiguiente a la “Asamblea”, y trabaja junto con los “ancianos” y “diáconos”. Este grupo de tres se considera “la autoridad visible” de la iglesia, porque ejecuta y guía a la congregación, son los dones dados a la iglesia local (tómese en cuenta a Timoteo y Tito, quienes eran pastores u obispos, y quienes constituyeron varios ancianos en diferentes iglesias):
    1. La Biblia solamente reconoce dos tipos de “administradores” o líderes: Filipenses 1:1.
    2. Reconoce a la Asamblea como autoridad, y es la que puede o no destituir a un anciano o líder; no un grupo o comité (3ª Juan 9).
  4. Estos ancianos pueden ser los “hombres que se durmieron” o los siervos que preguntaron al padre de familia sobre la cizaña. No hay culpables más que el “malo”, porque es obvio que los hombres tienen que “dormir”. Los pastores y ancianos no lo pueden hacer todo, siempre habrán lapsos de “dormir”, metafóricamente hablando. Pablo advierto al respecto cuando dijo: “Por tanto, mirad por vosotros y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia de Dios, la cual ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces que no perdonarán al rebaño, y que de entre vosotros mismos se levantarán hombres que hablarán cosas perversas para llevar discípulos tras sí (Hechos 20:28).

La parábola de la Cizaña

En esta parábola, la semilla buena ha sido sembrada en una buena tierra, y por tanto, nacerá de seguro (v. 24). La parábola nos va a representar varias figuras importantes, que ya mencionamos: Esta semilla buena sembrada en una tierra fértil, tipifica el ministerio de Jesús:

  1. Jesús es quien siembra la semilla (v. 37), no es la iglesia, ni los Apóstoles. Es Jesús quien dio la palabra de verdad que santifica a la iglesia que fundó. Recordemos la idea del “árbol bueno” y el “árbol malo” cuando Jesús habla de los falsos profetas en Mateo 7:15-17. Esto nos hace ir un poco más atrás:
    1. ¿Qué sucede con el árbol que no da buen fruto? Se tala y se quema (Mt. 3:10; 7:19).
    2. ¿Y de donde sale el árbol bueno y el árbol malo? De la semilla (cf. Gn. 1:12), la cual reproduce al árbol.
    3. Israel no puede dar un buen fruto porque está malo. Así que Jesús sembró la buena semilla.
  2. La buena semilla representa a los hijos del Reino (13:38b). Recordemos que mientras el Reino de Dios es Eterno, el Reino de los Cielos se manifiesta actualmente por la Iglesia del Señor. Ahora bien, la iglesia fue fundada por Jesús, no por el Espíritu Santo, ni por Dios el Padre. La Biblia enseña claramente esto en los siguientes textos:
    1. La iglesia tiene como “piedra angular” o Fundador a Jesucristo (Ef. 2:20b; 1ª P. 2:4-8).
    2. La iglesia tiene como fundamento o principio a los Apóstoles y Profetas (Ef. 2:20). Nunca dice la Escritura que el fundamento o principio de la iglesia sea el Pentecostés. En Pentecostés se da por sentado que la iglesia ya existe:
      • Hechos 2:41: “Así que, los que recibieron su palabra con alegría fueron bautizados (un acto visible); y fueron añadidas a ellos aquel día como tres mil personas”.
      • Hechos 2:47b: “Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”.
    3. El Apóstol Pablo afirma que la iglesia inició con los Apóstoles (como se narra en Mateo 10):
      • Efesios 2:19: “Así que, ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios”. Habla de la iglesia local de Éfeso, como parte de la familia de Dios (no dice iglesia de Dios).
      • Efesios 2:20-22: “edificados sobre el fundamento de los apóstoles (los 13) y profetas (los mencionados en Hechos y los Apóstoles profetas, como Juan), siendo la piedra angular Jesucristo mismo (el fundador), en quien todo el edificio, bien trabado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sos juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu”.
    4. Pablo afirma que la iglesia o cuerpo de Cristo es local:
      • 1ª Corintios 12:13: “Porque por un solo Espíritu somos todos bautizados en un solo cuerpo, sean judíos o griegos, sean siervos o libres; y a todos se nos dios a beber de un mismo Espíritu”. El bautismo del Espíritu Santo es para unirnos “en un solo cuerpo”, que en verso 12 se identifica como “Cristo”.
      • 1ª Corintios 12:27: “Vosotros, pues, sois el cuerpo de Cristo, y miembros cada uno en particular”. Es una clara referencia a que el cuerpo de Cristo es local, visible y formado por particulares.
  3. En Mateo 13:25 dice que una persona mala sembró la cizaña cuando los “hombres” dormían. Este “campo” de siembra es el mundo en el cual vivimos, es el campo donde Jesús sembró esa buena semilla (v. 38a) en su ministerio terrenal y germinó en sus discípulos. Esto nos recuerda:
    1. Jesús vino a los suyos, y los suyos no le recibieron (Juan 1:11).
    2. El dios de este siglo o de esta edad, es el diablo (2ª Cor. 4:3-4).
    3. El mundo es donde están los mundanos (Mt. 18:7).
  4. La cizaña son los hijos del malo (v. 38c). Esta pequeña frase refleja dos tipos de personas:
    1. Los hijos de Dios, por la fe, que reciben la salvación por la gracia (Juan 1:12; Ro. 8:14).
    2. Los hijos del diablo, por la incredulidad (Juan 8:44-45), que los hace vivir en la mentira.
    3. Esta mezcla es tan diluida que es imposible distinguir unos de otros sin dañar a los buenos (Mt. 13:29). Esto significa varias realidades de la iglesia local:
      • Podrán entrar falsos profetas (lobos) a la iglesia encubiertamente (vestidos de ovejas), que harán daño al rebaño, a la congregación (Hch. 20:29 con Mt. 7:15).
      • De la misma congregación saldrán hombres que hablan cosas perversas para engañar a los hermanos y manipularlos para hacer mal (Hch. 20:30 con 1ª Timoteo 4:1-2; Tito 1:10 con 2ª Timoteo 3:13. 2ª Juan 7 con 2ª Tesalonicenses 3:2.
    4. Pero la mezcla es “en el mundo”, no en la iglesia, y por eso, la iglesia puede expulsar a los falsos hermanos de su membresía, y establecer disciplina a los hermanos rebeldes (Cfr. 1ª Cor. 5). Esta disciplina viene de “la iglesia” no del pastor o ancianos (Mt. 18:17).
    5. Tanto cizaña como trigo “deben crecer juntos” (Mt. 12:30). No es correcto tratar de distinguir entre un santo y un demonio; en ocasiones el santo actúa como demonio y el demonio como santo. Nuestro deber es defender la fe en la iglesia; la vida fuera de la iglesia no nos debe interesar. No es correcto perder el tiempo viendo la cizaña movida por el viento, porque es mala hierba, y no pertenece al padre de familia.
    6. En el versículo 30 dice que separará al final del siglo la cizaña del trigo, pero la cizaña será quemada y el trigo “guardado en su granero”. Esto significa el tiempo final de la dispensación de la iglesia (v. 41-42). Ser “recogido” o “tomado” es equivalente al castigo (comp. Mateo 24:38-42).
  5. El enemigo de Jesús (observe que dice “su enemigo”) (v. 25) es el diablo (v. 39a). esto refleja que, si los malos son hijos del diablo, entonces son enemigos de Dios:
    1. 1ª Juan 3:8: “El que comete pecado es del diablo…”
    2. Santiago 4:4: “Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo se constituye enemigo de Dios”. Si el mundo es del diablo, entonces, ser amigo del mundo, es ser enemigo de Dios.
    3. 1ª Pedro 5:8-9 dice que el diablo busca hacer daño a los hijos de Dios. Por eso, aunque la cizaña es tolerada hasta el rapto, no significa que ésta cizaña sea usada por el diablo para incomodar o detener el crecimiento natural del trigo.
  6. La siega es el fin del mundo (Mt. 13:39) o de la edad, como en Mateo 28:20.
    1. En Mateo 13:40 se aclara que el “mundo” es el “siglo”. Jesús sembró la buena semilla (los hijos del reino o la iglesia) y ésta seguirá creciendo y siendo edificada hasta el fin del siglo, el Rapto de la iglesia.
    2. El “reino de su Padre” es el Reino Eterno (1ª Cor. 15:24), luego de que Jesús reino poniendo a todos sus enemigos por debajo de sus pies (v. 25).
    3. Los versículos 41 a 43 es un panorama general de las últimas cosas, sin especificaciones.
  7. Su Reino (v. 41), cambia el panorama. Mientras al inicio el campo es invadido por el diablo, en este pasaje deja claro que este mundo material y todo cuanto contiene, le pertenece al diablo; el diablo solamente usurpó la apariencia exterior, pero Jesús sigue siendo el Dueño y Señor Absoluto de todas las cosas.
  8. El Verso 42 dice: “Y los echarán en el horno de fuego: allí será el lloro y el crujir de dientes”
    1. ¡Qué terrible es este lenguaje! “Echarán”, o mejor dicho, “arrojarán”: término expresivo de indignación, aborrecimiento, vilipendio (compárese con el Sal. 9:17; Dan. 12:2).
    2. El “horno de fuego”, da a entender la ferocidad del tormento; el “lloro”, indica la angustia que produce “el horno de fuego”; mientras que el “crujir de dientes” expresa de una manera vívida la desesperación a la cual conduce su irremediable situación.
    3. El verso 43 dice: “Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre”, como si una nube los hubiera cubierto durante su asociación con los impíos, quienes fingían tener un carácter recto y pretendían gozar de los privilegios de los justos, y así estorbaban la obra de ellos. Eran falsos hermanos.

La Parábola de la Red

Los Peces Buenos y los Peces Malos (Mateo 13:47-50).

  1. Esta breve parábola y la del Trigo y la Cizaña fueron pronunciadas con el mismo propósito.
  2. Pero así como son menos sus detalles, la enseñanza de esta última es menos rica y variada.
  3. Verso 47: “Asimismo el reino de los cielos es semejante a la red, que echada en la mar, coge de todas suertes de peces”:
    1. La palabra aquí traducida “red” significa una red barredera grande. que todo lo arrastra consigo no permitiendo que nada se escape; una red distinta de la red arrojadiza, mencionada en Marcos 1:16 y 18.
    2. Este término describe la amplia eficacia del evangelio, que atrae a toda suerte de personas de toda variedad de carácter.
  4. Verso 48: “La cual estando llena, la sacaron a la orilla”: porque la separación no será hecha mientras no sea completo el número de los elegidos—y sentados—expresando así la deliberación o precaución con la cual será hecha al final la justa separación de ellos
  5. “Recogieron lo bueno en vasos; y lo malo echaron fuera”: lit., “lo podrido”. pero aquí quiere decir “lo feo” o “lo inútil”, que corresponde a la “cizaña” en la otra parábola.
  6. Verso 49: “Así será al fin del siglo…” Véase el comentario sobre el v. 42.
    1. Hemos dicho que cada una de estas dos parábolas presenta la misma verdad bajo una pequeña diversidad de aspectos. ¿Cuál es la diversidad?
      • Primero, los malos, en la primera parábola, se presentan como semilla mala sembrada entre el trigo por el enemigo de las almas; en la última, como peces inútiles sacados del gran mar de seres humanos por la red del evangelio.
      • Ambas son verdades importantes: que el evangelio atrae dentro de su radio de acción, y algunas veces introduce a la comunión de la iglesia multitudes que son cristianas sólo de nombre; y que el daño causado así a la iglesia debe atribuirse al ser maligno.
      • Pero además, mientras que la parábola anterior hace énfasis a la actual mezcla de buenos y malos, en ésta el énfasis recae sobre la futura separación de las dos clases.

1Las parábolas solamente verán los dos grupos mayores: salvos y perdidos. Pablo es quien aclara que dentro de la iglesia local existen creyentes espirituales y carnales, y que existen “falsos hermanos”.

2La iglesia no fue fundada en Hechos 2, sino en el ministerio de Jesús.