1ª Timoteo 2:8

Compártelo en tu Red Social

«Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos santas, sin ira ni contienda»

¿Sabía que este texto es el único que parece dar una orden de levantar las manos a la iglesia? Los que no respetan la interpretación, usarán muchos pasajes veterotestamentarios para justificar esa práctica, pero en el NT solamente tenemos este texto. Para comprenderlo, es necesario que respetemos su contexto y entendamos la razón del por qué Pablo pide a los hombres levantar la manos.

  1. El verso utiliza la conjunción «pues» con valor continuativo, es decir, conecta la oración con una idea expresada anteriormente. Entonces es necesario que vayamos al texto anterior, específicamente, los versos 1 hasta el 8.
  2. Pablo pide que se hagan «oraciones, rogativas, peticiones, acciones de gracias «por todos los hombres», y por los gobernantes. Toda la sección del verso 1 hasta el verso 4 se indica que la oración es para salvación de todos los hombres.
  3. La razón para elevar esta oración por todos los hombres para salvación es porque «hay un Dios y un solo mediador: el hombre Jesucristo», y Pablo dice que «fui constituido predicador y apóstol (digo la verdad en Cristo, no miento), maestro de los gentiles en fe y verdad» (v. 7).
  4. Levantar las manos no es para adorar en este caso, sino para rogar por los perdidos, por aquellos que están en el gobierno, por los de autoridad, y por «todos los hombres». La petición de levantar manos «sin ira ni contienda» significa que al orar por los perdidos, que persiguen y matan a los creyentes, se debe hacer sin enojo, sin pedir mal ni buscar pleito, porque es una oración pública («oren en todo lugar»). Así, levantar manos es un acto representativo y no un mandamiento literal.
  5. Así, la oración con manos levantadas no es para adorar, sino para rogar por el binestar de los gobernantes, de los eminentes y de todos los que nos hacen mal.

¿Por qué pide que se levanten las manos? Un análisis exegético del versículo 8:

  1. Pablo dice «quiero»… El deseo activo está indicado.
  2. «Que los hombres oren»: Los hombres, como distinguidos de “las mujeres”, para las cuales tiene algo que decir diferente de lo que dijo a los hombres (vv. 9-12; 1Co 11:14-15; 1Co 14:34-35), por lo que las mujeres no deben levantar las manos para orar por las naciones. Pero el énfasis, sin embargo, no se hace sobre esto, sino sobre el precepto de orar, tema resumido del v. 1. en todo lugar—de culto público. Cumpliendo Malaquías 1:11, “Desde donde el sol nace hasta donde se pone … en todo lugar se ofrece a mi nombre perfume y presente limpio”; y las palabras de Jesús en Mateo 18:20; Juan 4:21, y 4:23.
  3. «Levantando manos limpias» o santas: Los cristianos primitivos volvían la palma de la mano hacia el cielo, como los que ansían ayuda. Así también Salomón (1º Reyes 8:22; Salmos 141:2). Los judíos se lavaban las manos antes de orar (Salmos 26:6). Pablo figurativamente (véase Job 17:9; Stg. 4:8) usa aquí lenguaje que se refiere a esta costumbre judía, como en Isaías 1:15-16. Lit., “manos santas”, manos que no han cometido impiedad, mas han cumplido todo deber sagrado. Esto (o por lo menos el deseo contrito de ser así) es calificación necesaria para la oración eficaz (Salmos 24:3-4).
  4. «Sin ira»: rechazándola (Mateo 5:23-24; Mateo 6:15).
  5. «Ni contienda»: más bien, “disputación” (Filipenses 2:14). Tales cosas impiden la oración (Lucas 9:46; Romanos 14:1; 1ª Pedro 3:7).

Conclusión:

Debemos orar por todos los que están en puestos de gobierno, por los que representan autoridad y por todos los hombres. «Levantar las manos» es símbolo de dependencia a Dios, como hemos indicado en los párrafos anteriores, por lo que no es un requisito literal. No hay pecado ni nada incorrecto en levantar las manos cuando oramos por las naciones; pero no es un patrón de oración cristiano cada vez que oramos. El cristiano ora en silencio, escuchando a quien eleva a Dios la oración y aprobando con su Amén (1ª Cor. 14:16). Es bueno que los varones oren por las naciones levantando sus manos; pero es mejor cuando han elevado su corazón. No olvidemos que la «adoración» no es levantando manos, sino postrándose; se levantan manos pidiendo ayuda….