Panorama Escatológico

Compártelo en tu Red Social

Lección 1. tomado del Libro «Panorama Escatológico».

PROLEGÓMENOS

La Escatología es muy amplia. Este panorama profético tiene como objetivo mostrar los puntos sobresalientes de la Escatología, y explicar por tópicos aquellos temas que son confusos. No pretende ser un curso completo, pero sí introductorio sobre la Escatología mostrada en la Escritura.

El Señor escribió su Palabra con el firme propósito de que conociéramos los planes con respecto a la humanidad, de inicio a fin. Desde el Génesis, el Espíritu Santo nos hace saber que el hombre pecó, pero que tendría la oportunidad de ser salvado por la gracia de Dios.

La Biblia explica cómo se desencadenaría la batalla del hombre desde el inicio hasta el final de los tiempos. La primera referencia escatológica, es la que se conoce como el “proto evangelio”, es decir, el “evangelio primario o inicial”. Dios le dice:

Y enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar” (Génesis 3:15).

Este versículo nos habla de lo que aconteció en el pasado y de lo que sucederá en los postreros tiempos con la venida del Mesías (Apocalipsis 12:4,17). No hablaremos de una “batalla entre el bien y el mal”, porque esa batalla no existe; el bien es triunfador en sí mismo, no hay lucha contra el mal; el único que hace lucha es el mal, pero está vencido y destronado.

Por medio de Su Palabra, el Espíritu Santo nos da a conocer los detalles del Plan Eterno de los Siglos, lo que acontecerá a sus hijos, lo que le espera a los inconversos, y a sus enemigos. Esta revelación se hace en ocasiones de forma clara y visible, pero en otras son mensajes no mostrados, sino que permanecen oscurecidos hasta el tiempo en que deben ser conocidos. En algunos casos la Escritura revela que algunos detalles de la profecía predictiva no fueron totalmente revelados, y quedaron en un secreto (Daniel 12:4; Apocalipsis 10:4).

Definición de “escatología”

La Escatología es el “conjunto de creencias y doctrinas relacionadas con las cosas que sucederán al final de la dispensación de Gracia, y durante las dos últimas dispensaciones de Juicio y del Reino”.

¿Qué significa la palabra “escatología”?

La palabra escatología proviene de dos vocablos griegos: “eschatos” , que significa “último o postrero”, y “logos”, que significa “tratado o estudio”. La escatología es, el “estudio de las últimas cosas”, y en nuestro caso, el estudio del final de la Era de Gracia.

Etimología de “profecía”

Profecía = προφητεία (profeteía)

pro, delante; femi, hablar

“hablar delante o en lugar de”

La palabra profecía significa: “la proclamación de la mente y consejo de Dios”. Aunque la profecía incluye el elemento escatológico como mensaje divino, la profecía no se refiere a la predicción o a las nuevas revelaciones, sino al mensaje dado. Del mismo modo, profeta es quien lleva ese mensaje especial.

¿Cuál es la importancia de la Escatología?

Según 2ª Timoteo 2:16, la importancia de la Escatología se entiende al comprender el origen de la profecía. La Biblia es la palabra de Dios, y todo su contenido es perfecto.

La palabra “inspirada”, que aparece en la Reina-Valera no es una mala traducción. Muchos, tomando el sentido moderno de la palabra “inspirar”, cuya acepción principal es “aspirar el aire exterior hacia los pulmones”, es decir, inhalar, creen que es un error de traducción. Pero la palabra “inspirar” es una herencia de 1569, cuando se tradujo la primera Biblia completa por Casiodoro de Reina. En esta época el término “inspirar” tenía como acepción principal la de “soplar”, que es el sentido del término griego. Pero en el idioma español aún no ha perdido este sentido específico de una expiración por parte de Dios, ya que la acepción Nº 5 del verbo “inspirar”, según la RAE, es “Dicho de Dios: Iluminar el entendimiento de alguien y mover su voluntad”.

¿Cuál es el propósito de la Escatología?

El propósito central de la Escatología es que seamos “para la alabanza de Su gloria” (Efesios 1:6, 12, 14) y que todas las cosas sean reunidas en Cristo al final de la dispensación de gracia (Efesios 1:9, 10; 3:9).

¿Qué incluye la escatología?

La Escatología no se limita solamente a las cosas futuras, sino también contempla todo lo que era futuro en carácter cuando se dio la revelación, aunque ahora esté cumplido. Por ejemplo, la profecía de la muerte del Señor Jesucristo, se escribió hace milenios, y aunque en ese tiempo de su revelación era un hecho futuro para Israel y el mundo, hoy día es un hecho pasado (Daniel. 9:26) ya cumplido en Jesucristo.

La escatología es un tiempo en continuo movimiento, y las cosas que en el tiempo presente todavía son futuras, pronto habrán pasado a la historia. Pero nuestro estudio nos proyecta en los acontecimientos que se están cumpliendo, que están por cumplirse o que se cumplirán en un futuro lejano.

La escatología también incluye cosas como futuras, pero que realmente ya existen en el cielo, como las moradas y la Nueva Jerusalén, o las coronas, o el Templo de Dios, o el Trono de Dios.

¿Qué efectos tiene la escatología?

Según Apocalipsis 1:3, Dios da bienaventuranza a quienes leen, oyen y entienden la profecía. Esa bienaventuranza es la “libertad gloriosa de los hijos de Dios”, porque sabemos y entendemos lo que nos espera, lo que sucederá. Dios no nos ha dejado sin testimonio. Además, nos prepara para afrontar ciertas situaciones o eventos trágicos en la era eclesiástica.

Veremos como los protestantes se deben unir en una gran iglesia universal al final de los tiempos. La causa del por qué la doctrina de la iglesia universal es tan fuerte, es porque debe servir para unir a todas las religiones en una sola bandera del Anticristo. Por ejemplo, actualmente los que creen en la iglesia universal no pueden decir que una iglesia es de demonios, porque realmente no saben si es parte de esas iglesias. Y aunque hay quienes condenan, no hay efecto en tanto la persona no pueda entender la diferencia entre “iglesia universal” y “familia de Dios”.

La Importancia de la Interpretación

Lo que designa o define una doctrina, es la manera en que interpretamos la Biblia. La Biblia es un escrito, con un lenguaje, con contextos sociales, históricos y geográficos, así como un aglomerado de conocimientos variados, escritos por personas de diferentes índoles sociales, culturales y económicos. No obstante, es común que en nuestros días las personas lean la Biblia pensando en el contexto actual, ignorando por completo su contexto básico. Por ejemplo, las doctrinas de los dones en las iglesias carismáticas se forma en relación a las experiencias, no al texto mismo, y por ello, se acude a “espiritualizar” o “simbolizar” el texto bíblico para justificar las experiencias.

La profecía no está exenta de ser interpretada de alguna forma en particular. Veamos los diferentes métodos o “escuelas” de interpretación, y quienes las practican:

  1. Preterista. Cree que todos los eventos escatológicos son pasados. Ellos ven Daniel y Apocalipsis como una historia que ya pasó, y que cada símbolo y evento destaca solamente la experiencia inmediata de los escritores. Estas personas no ven más que eventos históricos en todo lo relacionado a la profecía. Por ejemplo, ellos ven en la bestia de Apocalipsis al emperador. Existen dos Tipos de Preteristas:

    1. Preteristas Parciales. Ellos creen que aunque todo se dio en el pasado, es aplicable a la historia de la iglesia de alguna forma, pero nunca es aceptado como un evento futuro. Ellos creen que “los últimos días” se refieren al fin de la Ley de Moisés ritual, y distinguen del “último día”, que consideran aún futuro. Así, por ejemplo, algunas partes son consideradas futuras del Apocalipsis, pero no todo.

    2. Preteristas Totales. Estos creen que todas las profecías se cumplieron en el año 70 d.C, y así ya no hay profecía o predicción para el futuro.

    3. El Preterismo es una forma de oponerse a la Reforma Protestante, que identificaba al Papa con el Anticristo.

  2. Futurista. A su vez, los futuristas tienen en el Apocalipsis un libro esencialmente escatológico, tratando los eventos más inminentes a la segunda venida de Cristo:

    1. Ese método de interpretación ganó gradualmente la adhesión de protestantes, evangélicos y de pentecostales, después de la propagación del dispensacionalismo desde el siglo XIX.

    2. Esta es una doctrina reciente, desprendida del dispensacionalismo ortodoxo, que enseña que Dios salva a la humanidad de formas diferentes en las diversas “dispensaciones” (del griego, oikonomia, literalmente, “ley/administración de la casa”, 1 Corintios 9:17), refiriéndose a diferentes formas de actuar de Dios en el mundo.

    3. En cada dispensación el Señor se revela de una forma y la humanidad es probada en su respuesta a esa acción. En cada dispensación, la humanidad falla, y Dios inicia un nuevo ciclo.

    4. En el dispensacionalismo hay una dicotomía entre Israel y la iglesia. Para algunos dispensacionalistas la iglesia surge como un paréntesis en relación al plan divino para Israel, es decir, la iglesia es un “plan B”.

    5. También se afirma que en la segunda venida de Cristo (invisible para el mundo), ocurre el llamado “arrebatamiento secreto” de la iglesia, de los cristianos, mientras los judíos y los demás permanecen en la tierra y pasan por siete años de tribulación, durante los cuales todavía son probados, hasta que el reino de Dios se establezca definitivamente.

    6. La doctrina del arrebatamiento secreto fue promocionada por John Nelson Darby en el año 1830 y se difundió en el siglo XX gracias a La Biblia Anotada de Scofield, publicada en 1909.

    7. Esa manera de interpretar el Apocalipsis es el tema de la serie de libros y películas Nadie será dejado para atrás (Left Behind), de Tim LaHaye y Hal Lindsey.

    8. Muchos bautistas, evangélicos y pentecostales están en esta línea de un “rapto secreto”, y de un “paréntesis profético”.

    9. Es importante recordar que “todo dispensacionalista es futurista, pero no todo futurista es dispensacionalista”.

    10. Los futuristas originales rechazan el dispensacionalismo y creen en el milenarismo clásico, según el cual no hay dispensaciones ni distinción entre Israel y la iglesia cristiana en relación a los eventos finales. Muchos Reformados están en esta linea.

    11. Una queja contra el futurismo, “es que remueve del libro cualquier contexto histórico”, y “el Apocalipsis se torna relevante solo para la última generación del tiempo del fin”, ignorando su contexto histórico básico. Es decir, se pierde la perspectiva de la literalidad, historicidad y gramática del texto mismo.

  3. Idealismo. A diferencia de las otras corrientes de interpretación, el idealismo no encuentra en el Apocalipsis ninguna relación con hechos históricos. Para los idealistas, el libro presenta una descripción simbólica de la lucha entre el bien y el mal, que no se aplica a ningún período histórico. Restarían solo una verdad ética y principios que se aplican a creyentes en cualquier período de la historia”. Por lo tanto, el fruto de un abordaje más humanista y pos moderno de la Biblia, centrada en el lector.

  4. Histórico. No es dispensacional. Este método es el favorito de los Adventistas. En los libros apocalípticos, se percibe que el cumplimiento de las profecías se da a lo largo de la historia, culminando en el establecimiento del reino de Dios. Ellos, al igual que los Reformados, ven en las profecías y la historia mucha similitud. Ellos creen que al final de los tiempos la bestia es el Papa, y Satanás el que induce al mal. Ellos no creen en un Milenio terrenal, ni tampoco en el arrebatamiento de los santos.

  5. Premilenial. Son todos los que creen que la Segunda Venida de Cristo sucederá antes del Milenio. Pero no significa que todos crean en el Rapto de los Santos.

  6. Postmilenial. Son los que creen que la iglesia existe desde Adán y se extiende hasta el final de la historia humana. No creen en un Milenio, ni en un rapto. Algunos creen que el mundo irá mejorando con la influencia de la iglesia.

  7. Literal, gramatical e histórico (premilenial y pretribulacional). Es la doctrina que profesa el Seminario Bautista Landmark sobre la Escatología. Aunque somos “dispensacionalistas”, diferimos del dispensacionalismo clásico en algunos puntos. Creemos en el Arrebatamiento antes de la Tribulación, en el Milenio Terrenal, en los cielos nuevos y la nueva tierra; pero diferimos en que creemos que la iglesia nunca se mezclará con otro pueblo en toda la eternidad, y no creemos ser “un Plan B”, sino un Plan original que iniciaría con judíos, pero que incluiría gentiles. No creemos que la Tribulación sea para Israel, sino para todas las naciones, incluyendo a Israel. El Milenio no es para Israel, sino para Abraham y David, cumpliendo literalmente todas las promesas que Dios les hizo.

La Seguridad de Comprensión

Lo primero en todo estudio profético es tener seguridad de que estamos yendo por el camino correcto. ¿Cómo podemos saber que el método de interpretar es el correcto? La forma en que podemos hacerlo es muy básico y sencillo:

  1. La Biblia fue escrita en un lenguaje. Ante todo, debemos ser consientes de que la profecía fue dada en un idioma, es decir, una serie de códigos de comunicación que pretendía decir algo precisamente en su época. Para entender cualquier lengua es necesario entender su gramática, su sintaxis y sus contextos sociales y culturales. Del mismo modo debe ser con la profecía de la Biblia. Cualquier método que ignore o rechace la esencia del lenguaje bíblico, está errado y conduce a herejía. Todo mensaje debe entenderse en todos sus contextos. Estamos seguros de entender un mensaje si entendemos su lenguaje. Pablo dijo que el idioma era importante para la comunicación (1ª Corintios 14). Por eso, el el lenguaje debe entenderse en su gramática, respetando sus “giros” idiomáticos como lengua, y entendiendo principalmente su literalidad (es decir, el significado llano y principal de todo el mensaje).

  2. La Biblia fue escrita en una Historia. Cada escrito fue dado en un momento histórico que comprendía un contexto social y económico que no puede ser pasado por alto. Al estudiar la profecía, es necesario estudiar su contexto histórico, donde el contexto social sea ubicado, así como los demás elementos. Es importante entender el valor de las monedas, el uso de símbolos y la forma de escribir de cada autor, según su contexto histórico inmediato.

  3. La Biblia fue escrita en un contexto religioso. Cada escrito depende de un contexto religioso sobre el cual se desarrolla. Y es necesario comprender este contexto para ver el uso literal del texto. La etimología es una gran ayuda, pero no suple la historia y el contexto religioso en el cual se desarrolla. En el cristianismo el contexto religioso gira en torno a Jesucristo, en tanto que en el AT gira en torno al Templo. Un ejemplo de esto, es el término griego “Mammón”, que es el dios de las riquezas, y que la RV60 traduce como “riquezas” en Mateo 6:24. Entendemos que Jesús habla de su Padre, a quien llama Dios, y de un ídolo, que se llamaba Mammón.

La Aplicación Práctica de la Profecía

Con “aplicación práctica” nos referimos a la correcta comprensión y aplicación para la vida. Es decir, que el creyente no ande temeroso de las palabras de Mateo 24, cuando entiende que esas profecías no corresponden con nosotros. Y tener la esperanza de la Venida de Cristo, que promete llevarnos con Él. Por eso, es importante que:

  1. Definamos el uso y aplicación de cada profecía. Esto se hace en el contexto inmediato. No todas las profecías son para los cristianos o para los judíos.

  2. Ubicar en su contexto histórico y gramatical. Es importante que podamos entender que las profecías para Israel no se pueden aplicar a la iglesia, y aunque nos enseñan valores importantes, no debemos aplicarla a la vida del creyente sin consideración de su contexto auténtico.

  3. Entender la importancia del uso literal. Por ejemplo, cuando Romanos 11:29 dice que “el llamamiento y los dones de Dios son irrevocables”, se debe aplicar en el contexto de Israel como nación, y no usarlo como si se refiriera a la salvación del alma o a la elección.

  4. No seguir las ideas de otros sin acudir a la Escritura. Por ejemplo, creer que el dispensacionalismo lo inició una monja, o empezó por un monje. O bien, creer que la Teología del Pacto es bíblica porque la creen seguidores de Calvino. Debemos ir a la Palabra de Dios antes de juzgar o considerar una doctrina.

  5. Reconocer que son pocos quienes comprender la profecía. No es verdad que toda persona puede entender la Escritura. Algunos se cerrarán en sus ideas filosóficas, ya sea por yerro, por egoísmo, por beneficio o por una fe colocada en el objeto incorrecto.

Historia de la Escatología

Brevemente podemos indicar que en el NT se creía en una escatología real y literal. Casi todos los teólogos y eruditos están de acuerdo en que las iglesias del primer siglo creían en una escatología literal.

Entre el tiempo desde la ascensión de Cristo hasta la Reforma, surgieron falsas iglesias con doctrinas torcidas, entre ellas el catolicismo. El catolicismo rechazó las iglesias verdaderas y puso un término para señalar “a todos los que eran enemigos del bautismo de Roma”, sin importar si eran trinitarios, unitarios, fatalistas, gnósticos, etc. Ese término fue “anabaptista”, que alcanzó mucha influencia porque las iglesias que perseveraron fueron las verdaderas, en tanto las erradas cambiaron de nombre y se desligaron de la fe cristiana, como el arrianismo (doctrina que ahora proclaman los Ruselistas).

Entre todo esto, es importante reconocer que la Reforma protestante absorbió doctrinas católicas ignorando la literalidad de la Escritura. Aceptó el bautismo infantil y estableció el “amilenialismo”, un derivado de las doctrinas simbólicas del catolicismo, que niega el Milenio literal, la Tribulación y la mayoría de lo referente al futuro.

Los anabautistas fueron quienes preservaron la doctrina bíblica. De los anabaptistas surgió el “humanismo” de Erasmo de Rotterdam y la Reina-Valera (Casiodoro era anabaptista), surgió la himnodia (Lutero absorbió las enseñanzas anabaptistas de la música, mientras Calvino las rechazó), el bautismos solo por inmersión fue de los anabaptistas. También los Hermanos Libres, John N. Darby, C. I. Scofield y Moody, tenían influencia de un grupo específico de anabaptistas, quienes negaban realizar un “re-bautismo”, y afirmaban que ellos solo “bautizaban auténticamente”. De allí que el prefijo “ana” se eliminó del término.

El dispensacionalismo es producto del anabaptsimo ortodoxo, y por eso, predicadores como Adrián Rógers, Charles Stanley y otros, son parte de las iglesias bautistas.


La consistencia en la interpretación

Cuando los estudiantes de la Biblia usan un sistema que no respeta los principios y normas de interpretación consistente, será inevitable no caer en conclusiones erróneas. Pero cuando aplican adecuadamente el sistema de interpretación, llegarán a un solo final: la comprensión del texto.

Estas reglas son las que nos dan la capacidad de ver el sentido y el valor de las dispensaciones. Una interpretación consistente inevitablemente conducirá a los estudiantes a una conclusión muy básica, donde el dispensacionalismo toma forma y cuerpo dentro de las doctrinas de la Biblia.

El Plan Eterno de los Siglos tiene su sentido dentro de la interpretación consistente; es decir, si interpretamos que Jesús murió literal e históricamente, aceptando la narración gramatical del Evangelio, ¿Por qué habría de cambiar este principio con otros puntos de la Escritura? Solamente la incredulidad hará que la perspectiva de la Escritura cambie.

Por ejemplo, cuando se afirma que Jesús resucitó “espiritualmente” y no “físicamente”, se demuestra incredulidad en la Escritura; pero sí creemos que resucitó físicamente, como dice la Escritura, estamos aceptando su mensaje literal. Del mismo modo sucede con la profecía bíblica, ésta debe ser entendida y aceptada de forma literal; el mismo idioma nos mostrará si es un símil, una metáfora, una hipérbole o una parábola, pero la consistencia interpretativa se mantiene inalterable.